jueves, 5 de junio de 2008

LO QUE ROUCO NO SE ATREVIÓ A CENSURAR

Sin censura por parte de Rouco, se publica este libro que glosa la vida y milagros (porque hace milagros), de Josefo el apóstata. Su origen no es bien conocido, algunos historiadores piensan que pertenece a una tribu de los vascones y otros sitúan su nacimiento en la íbera Bolskan. Sus primeros milagros conocidos fueron cambiar el txacolí por vino del somontano y convertir a un vascón en hispañolista modificando su Rh mediante una transfusión de sangre sin gluten (por si era celiaco). Sus discípulos Kaputón, Azotacuras, Melastregues y el Morgan predican su doctrina por todo el reino y creen en un cielo con montañas de cerveza servidas por orondas estripers. Josefo duda después de la apostasía pues le jode hacer milagros, lo cual solo puede atribuirse a santos de la iglesia católica y entra en una crisis personal que le tortura y que se resuelve tras una peregrinación a la tumba de Sa-bino Tinto. El final puede leerse en el libro, de venta en los puestos a la salida del estadio.

9 comentarios:

Pepe dijo...

Impagable...
Estoy sin palabras...

Melastregues dijo...

El montaje y texto es del Morgan, yo hice las correcciones ortográficas que el Morgan es de mucha falta...

Pepe dijo...

Camaradas, esta es la última intervención en este blog de Pepe. A partir de ahora cambio el nick (o como se llame isahostia) y aperecerá JOSEFO EL APÓSTATA. Es que la peregrinación a la tumba de Sabino Tinto ha sido como el rayo que vulcó a Pablo de la mula... una revelación.

Josefo el Apóstata dijo...

Hola pues, bienhallados.
Qué bien malcuentro en mi verdadera identidad, en mi misma mismidad. Gracias Morgan, por haberlo hecho posible...
Apostatad, apostatad, malditos... que algo queda.

El Morgan dijo...

El párrafo final y las correcciones son de melastregues. A Benedicto II lo que es suyo..., me alegro de que te haya gustado. Continuará

azotacuras dijo...

Tengo una duda metafísica que espero que el maestro "Josefo el apóstata" pueda resolverme. Mi intención es apostatar, pero entonces no se a donde iré cuando estire la pata. A lo que no quiero renunciar es al Infierno, pues parece que hay un vicio cojonudo alli; pero si apostato igual me mandan al Limbo, que debe ser un sitio muy soso, ni chicha ni limoná, y claro no es cuestión de apostatar y que luego acabes en el sitio ese tan aburrido y pierdas tu lugar en el infierno.
Espero ansioso tu contestación, maestro Josefo.

Josefo el Apóstata dijo...

No preocuparse azotacuras, que, con tu trayectoria, no perderás el sitio en el infierno. Hagas lo que hagas, ahí nos veremos con todos los del blog y con la gente de buen rollito.
Lo del Limbo ya dijo el anterior Papa que no existía... debe ser un estado más terrenal... donde están Rajoy, Llamazares, Luis Aragonés y tal...

El Morgan dijo...

Luis Aragonés está en el limbo

jose c. dijo...

Apóstata Josefo, soy nuevo en este blogg, pero al leerlo me he sentido transportado por una cohorte de demonias y demonios (estaban todos muy buenos)a un cielo en el que no había un solo cura, obispo, imán, etc., en el que me sentía tan bien que sólo deseaba continuar en tu estela y seguir con entusiasmo tu doctrina, ¡por favor, sigue iluminándome con esa, doctrina! Sin ponerme de rodillas, que, en verdad, no hago nunca, afirmo que te adoro y espero con ansia tus nuevos textos y revelaciones, ¡Seas por siempre bendito y alabado, Josefo de mis entretelas! Amén.