miércoles, 3 de septiembre de 2008

Ostia, ostia, ostia

La superiora se llamaba Ramona Llimargas Soler y nació a finales del siglo XIX en Vic. Desde muy joven fue testigo de apariciones sobrenaturales, que le daban mensajes del más allá. Pero la celebridad le llegó justo antes del estallido de la Guerra Civil -que predijo-, cuando se convirtió en una de las videntes del general Franco, militar al que siempre le pusieron esta clase de saberes ocultos; que ya de joven había frecuentado a la hechicera magrebí Mersida, y que tuvo a su lado al adivino y esoterista Corinto Haza desde los primeros días del conflicto. Sin embargo, la "madre catalana" -como la llamaba el futuro dictador- les superó a todos.

Según narra su hagiografía, la hermana Llimargas tenía el don de la ubicuidad. Igual la estaban viendo en su masía como, a la misma hora, entraba de sopetón en el despacho de Franco, en Burgos. Cuentan que para la sorprendente monja las puertas siempre estaban abiertas y que era recibida incluso en el frente, a pie de ofensiva o entre degollina y degollina. Una vez allí se encerraba a solas con el general, para contarle en exclusiva los designios de la Providencia. Tan habitual era su presencia en el alto mando franquista, que incluso el pelota de José María Pemán llegó a especular con que fuera la mismísima santa Teresa de Ávila rediviva. Pero el propio caudillo desmentía tal hipótesis, pues sor Llimargas le hablaba en el catalán cerrado de Osona, que el del Ferrol -que también lo debía de entender en la intimidad- descifraba por tener nociones de gallego.

En una ocasión previno a Franco de asistir a un banquete en Zaragoza porque iban a envenenarle. Y ya en la posguerra, aparecía en el Pardo sin ser anunciada; o al ser acompañada en coche oficial hasta Madrid desaparecía, y al llegar, el chófer se encontraba con el vehículo vacío. Hasta que el 26 de enero de 1940 -un año justo de la entrada del ejército nacional en Barcelona- fundó la comunidad de Can Trilla y, poco después, murió en la más extrema pobreza. Desde entonces, muchos afirman haberla visto en la capilla -no sabemos si al mismo tiempo que la veían en otro lado- pidiendo oración a sus fieles. En definitiva, una de esas historias que Iker Jiménez podría convertir en uno de sus reportajes con susto. Y es que -bien mirado- la fe en lo maravilloso no distingue entre dioses, extraterrestres, duendes verdes y tiranos bajitos.

7 comentarios:

Josefo el Apóstata dijo...

¿De dónde "ostia" has sacado ésto?...
Bueno chiquitos, veo con agrado que ANTIKLERIKAL, después del parón agostiño, vuelve por sus fueros. Yo , una vez de regreso a Eusk-Alegría, me pongo las pilas y vuelvo a hacer apología de la apostatía.

El Morgan dijo...

Tengo que haceros una confesión: yo también tengo el don de la bilocación; a partir del quinto cubata no es que esté en dos partes a la vez, sino que no tengo ni idea de donde estoy que viene a ser lo mismo.

Melastregues dijo...

Hostia si se aparece la monja cuando estas copulando o en el water en plena cagada. Debe ser fuerte,fuerte. Yo la fichaba de lateral derecho, porque lo mismo puede estar en la defensa o de lateral izquierdo o de medio centro y entonces juegas con ventaja y puedes ganar (o no...)

El Morgan dijo...

Y una ministra francesa, según el diario marroquí L´Observateur, espera un hijo de Aznar, ¡anda ya!; es que los marroquíes le tienen manía, pudiendo elegir a Sarkozy o a Depardieu se va a ayuntar con ese enano.

El Morgan dijo...

melastregues, que a ti no te se aparece que sólo es a dictadores bajitos, asesinos de culo gordo y voz aflautada

Melastregues dijo...

Pues yo, en una baldosa del suelo del w.c. vi, con estos ojos míos, la cara de un apóstol (por lo menos tenía barba)y cada vez que iba a cagar... toma, el apóstol, santo o dios allí puesto.
El suelo sintético terminó con mi sueño (peste de modernidad)

El Morgan dijo...

Que tenemos olvidao al obispo de Tenerife y ese cretino sigue por ahí