martes, 23 de junio de 2009

El CARDENAL AMIGO recibe el premio "Galeno 2009"

El Dr. Ángel Bernardos y el cardenal Amigo Vallejo, premios Galeno 2009

La Fundación del Colegio de Médicos de Sevilla les entregará estos galardones este jueves en un acto que congregará en Sevilla a autoridades y personalidades de la sociedad andaluza y del ámbito sanitario.
"El cardenal Amigo Vallejo es hijo predilecto de Andalucía y está considerado como un brillante escritor, tal como destaca este mes en su publicación “Andalucía Médica” el Consejo Andaluz de Colegios de Médicos. La Fundación de este Colegio quiere expresarle de esta manera el reconocimiento público por su carácter sencillo y abierto pero comprometido con la sociedad y con la Iglesia destacando su especial capacidad para entenderse con todo el mundo, lo que le ha valido ganarse una imagen de reconocido prestigio."
Tócate los pies! Estas organiczaciones monopolistas y mafiosas nunca han contado con mi sinpatía, pero lo de este Colegio de Sevilla no tiene nombre... !Qué bien hice descolegiándome hace 21 años!
¡Boikot a los Colegios Oficiales de Médicos!

3 comentarios:

azotacuras dijo...

Sigo estando hasta los cojones. En este caso de la confraternización entre las autoridades eclesiasticas y las de la organización médica colegial. Morgan confiamos en ti y que seas el quintacolumnista que la hagas reventar desde dentro. No nos defraudes como hizo Melastregues cuando fue al Totta Pulcra, que todos pensabamos que iba a reventarlo y ahora resulta que marca con una X la casilla de la renta para la Rouco.

Melastregues dijo...

Perdón, con tres eh!:
XXX
(puro porno)

El Morgan dijo...

Blog antimedical: los galenos han representado siempre una parte del poder civil, como tal se han organizado en colegios profesionales conservadores y en sindicatos reaccionarios, defensores exclusivamente de derechos médicos (sueldo y horarios). Los colegios han estado siempre próximos a la iglesia católica que bendice sus instalaciones y al menos en Zaragoza, cada celebración anual va precedida de una misa. Conocedores de la supremacía terrenal de los pajaroucos y avis-pillos, se rozan y les otorgan ridículas distinciones y prebendas, peor para ambos. Al enemigo, poca conversación.