miércoles, 1 de julio de 2009

Castigo del Cielo

No son champiñones de cultivo, no. Son las bolas de hielo que tiraba una enorme pedregada que acaba de caer en Vitoria. Es el castigo divino por el acto de homenaje a los curas fusilados por Franco. Rouco ha pedido a Dios un escarmiento por semejante agravio y Dios se lo ha concedido. La CEE todavía no se explca en qué estarían pensando los obispos vascos para homenajear a esos curas rojos y separatistas. Por algo no han sido beatificados como los curas de verdad, los verdaderos mártires de la cruzada...

3 comentarios:

El Morgan dijo...

Ostia ¡qué pedregada!, vas a tener que ir a la misa de la plaza la blanca con casco. Haz unas afoticos pal recuerdo antiklerical, si es que vas, claro.

El Morgan dijo...

Maceta de geranios escachada.

El Morgan dijo...

Buena foto, Josefo