miércoles, 26 de agosto de 2009

Nunilo y Alodia















Nunilo y Alodia, fueron educadas en el cristianismo, pese a vivir en un pueblo musulmán. Un malvado pariente denunciólas y fueron presas en Alquézar.

Jalaf ibn Rasid juzgólas, y púsolas en libertad. No contento el familiar acudió al gobernador de Huesca, que no era del Psoe y condenólas a muerte. Decapitólas el 21 de octubre de 851 y antes arrojólas al pozo del que la placa oscense se hace eco.

Echaron sus cuerpos fuera de los muros de los moros y, según la leyenda las rapaces no los tocaron, sino que los cuidaron. Y lo más sorprendente es que gritaban: Graaaznar, jooosefo, kaaputón, beeenedictus; (las rapaces, no los cuerpos)

2 comentarios:

Melastregues dijo...

Hostias, que se han acabao las vacances y estáis como motos de poner noticias.
Yo tengo que comunicar al respetable que he vuelto de tomar las aguas y que, al igual que Jesús, he conseguido andar sobre ellas (casi me atizo una hostia porque estaba resbaladizo). Mi socia dice que era un charco y que cada día estoy más gilipollas. Viva la IIIª República y viva el Bohemios y viva Pablito

El Morgan dijo...

Melastregues, una monja nos tiene puestos en un un enlace "derechitos al infierno". ¿Te parece oportuno que la enlacemos al blog?. Lo digo porque sólo tú como jefe lo puedes hacer.