domingo, 22 de noviembre de 2009

El cangrepótamo

Solo pretendo con este post darle un poco de luz y color al cuaderno, porque las últimas imágenes publicadas se me hacen un poco oscuras (o asmonjas). Y para eso nada mejor que los cromos de “vida y color”, aquel álbum que nunca conseguimos completar cuando éramos niños. Pero como no tengo los cromos a mano, os he elegido este simpático mutante del planeta fotochó.
Y hablando de mutantes, comentar que el pajarouco está consiguiendo promocionar a los más recalcitrantes y reaccionarios amigos suyos. Como anunció Melastregues, al obispo Sanz de Huesca, lo ha nombrado, con un movimiento lateral ascendente arzobispo de Oviedo. Al obispo Munilla de Palencia se lo lleva a San Sebastián, desactivando así en parte el loby vasco (aunque Munilla es vasco), liderado por Blazquez, antecesor y tímido opositor de pajarouco. Y además, para esta estrategia de radicalización que no ha hecho más que empezar, cuenta con el respaldo del Vaticano, ese país tan pequeñito como ingerente.
Pero, volviendo al Padre Munilla (no confundir con el Padre Mundina, el amigo de las plantas), os diré que es como un pequeño pajarouco. Fue, con 44 años, el obispo más joven de España. Es un desmesurado antiabortista. Declaró no hace mucho que quien apruebe la Ley del Aborto, "estará en situación de complicidad de asesinato". Ahí es nada el chavalín. También es un entusiasta de las nuevas tecnologías. En abril de 2008, la Diócesis de Palencia se propuso captar el mayor número de monaguillos entre los niños de la capital y de la provincia con la publicación de un cómic. Me encantaría ver ese cómic. Así mismo, utilizó el correo electrónico en noviembre de 2006 para enviar su primera carta pastoral dirigida a los jóvenes de la diócesis, titulada "manda el porro a la porra". Juajua, me parto… manda el porro a la porra y no seas pillo, hazte monaguillo! Je.

3 comentarios:

El Morgan dijo...

Josefo, cuál es tu valoración sobre esta partida de ajedrez que está jugando la jerarquía católica. ¿Enroque duro?, ¿poner en los puestos de responsabilidad a los más ultramontanos?, ¿desvasquizar la iglesia vasca con un obispo vasco reaccionario?. Porro a la porra, por favor.

Josefo el Apóstata dijo...

Y qué me sé yo que tú no sepas, Morgan. A lo que paice, el ala dura de la CEE, bueno, el ala, la pechuga y los dos muslos del pajarouco, están de buen rollito con el nuevo Nuncio papal y con el mismísimo Papa y están aprovechando algunas jubilaciones de los obispos periféricos para seguir extendiendo sus alas y sus pechugas.. Respecto a los vaskitos, pues nunca se sabe, como en casi todo lo de los vaskitos. Ese nacional-catolicismo, pero de la nación vasca, que encarnaba el obispo Setién, se ha ido diluyendo poco a poco, y la sustitución de Iriarte (sucesor de Setién en Donosti) por el Padre Munilla, puede ser la puntilla. Vaya pareado tont que ma salido. De todas formas no entiendo muy bien en qué claves se relacionan el nacionalismo vasco y la iglesia católica. Se diría que a Rouco no le van los curas nacionalistas, pero el Opus no hace ascos al nacionalismo. Por ejemplo, Rafael Lareina (un de los líderes de Eusko-Alkartasuna) es miembro numerario del Opus... Cosas veredes, amigo Sancho...
Pues eso, el porro a la porra y dejad qe los nñs sacerquen, que estamos mu justos de monaguillos

El Morgan dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.