lunes, 16 de noviembre de 2009

Onanismo

Esta información la tengo gracias al blog erroreshistoricos.com. Yo presumo de haber leído el Génesis, no lo leí con mucha atención. Asociamos el Onanismo con la masturbación, pues no: En Génesis 38, versiculos 8-11, según la biblia de Jerusalen dice: Judá tomó para su primogénito Er a una mujer llamada Tamar. Er fue malo a los ojos de Yahve que lo mató. Entonces Judá dijo a Onán: cásate con la mujer de tu hermano y cumple con ella procurando descendencia a tu hermano. Onán, si bien tuvo relaciones con su cuñada, derramaba a tierra.

Ansí que Onán no era un masturbador sino un coitointerruptor. Un poco de docencia no os viene mal, ¡analfabíblicos!.

Han dado en Málaga premios a los blogueros, estaba convencido que obtendríamos el premio a los mejores inventos antiklericales, gracias a nuestro ingeniero melastregues. No ha sido así, esperemos al 2010, ¡sigue inventando compañero.!

4 comentarios:

Melastregues dijo...

Yo creo que es mejor derramar a tierra que no en el colchón, porque deja cerco y se nota pa los restos y en tierra siempre puedes echarle un puñadico por encima y se disimula y en caso de estar alicatao, pues una fregona o un cubo de agua y tan amigos y limpio que te queda.

azotacuras dijo...

Ayuda:
1º ¿Porque fue malo Er? ¿Era abortista o estudiaba Educación para la Ciudadanía?.
2º ¿Como y porque Yahve apioló a Er?
3º ¿Judá era el antecesor de la Celestina o el que guiaba la cuádriga en Ben Hur?.
4º Y en toda esta historia, la pobre Tamar ¿No podía elegir con quien yacer?.
5º Onán, ¿Era tonto o se lo hacía?

El Morgan dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El Morgan dijo...

No soy un exégeta asín que responderé de forma desordenada, azarosa y pragmática.
Yahve no sólo apioló a Er sino también a Onán por derramar líquidos ande no debía. La mujer, valía menos que una cabra, perdido el marido, se le asignaba al cuñao u a otro, (no hay que remontarse al Génesis, eso lo he conocido yo en mi pueblo); total que Tamar yacía con el mandao, porque Onán era un mandao. Yahve era de lo más cruel, macho, se cepillaba a todo aquél que era malo a sus ojos, sin dar demasiados detalles, a base de rayos, centellas y sincópes. El sagrado texto no lo precisa, pero pa mi que lo fulminó con un pedrusco que le tiró a la cabeza. Judá era un andaluz, cordobés por más señas que luego resultó ser el bisabuelo de Júda, ese que vendió al nazareno por 30€. No tengo ni idea de quién guiaba la cuádriga, pero seguro que sería un antepasado de "Al-oso el astur".
Lo que pasa es que Onán no quería llenar el mundo de Onanes, con lo que se dijo "ahí te vas a joder que ahora derramo a tierra" y lo apioló, macho, lo apioló.