sábado, 12 de diciembre de 2009

"El catolicismo creó un mercado para la prostitución"

Emma Thomson ha hablado en una entrevista de una exposición itinerante sobre la historia de una mujer obligada a prostituirse por el negocio (también muy antiguo) de la trata de blancas (habría que revisar el nombre del lucrativo negocio).
Lo traigo a colación porque hace un tiempo se debatió en nuestro cuaderno sobre la problemática de la regularización de la prostitución. Las opiniones de Emma me parecen muy interesantes y acertadas, pero me ha llamado la atención esta reflexión: “El catolicismo hizo florecer la prostitución, al convertir a las mujeres en el fruto prohibido. Al obligarlas a actuar como vírgenes, creó un mercado para la prostitución.” Al margen del hecho histórico de que la prostitución es anterior al catolicismo, no se me había ocurrido pensar en la religión como causa de la prostitución y, bien mirado, tiene sentido, no como única causa generadora, pero sí como factor influyente en la ampliación y consolidación del mercado del sexo.
En fin, la Thompson siempre me ha caído bien y la entrevista merece ser leída.

3 comentarios:

azotacuras dijo...

Aunque últimamente estoy un poco vago en esto de escribir, amén de que la cabeza no me da para más (culpa de los viatores que me espiazaron tanto física como siquicamente), no quiero ni puedo acabar el día sin felicitar en su aniversario al gran mantenedor de este nuestro blog. FELICIDADES

El Morgan dijo...

A mi también me gusta mucho Emma Thompson, como actriz y como persona que trasciende su vida en forma de compromiso solidario. No había hecho tampoco la reflexión sobre la prostitución en ese sentido, pero tiene razón, convierte el catolicismo a la mujer en el símbolo del pecado, lo prohibido, lo que sin duda influye en la difusión del mercado de y sobre las mujeres.
Azota, gracias, es halagador, tu felicitación y el empleo de mantenedor que, me viene grande pero agradezco.

Josefo el Apóstata dijo...

Felicidades Morgan. Zorionak que dicen por aquí.