martes, 1 de diciembre de 2009

Recorte de un artículo de F. Savater

A raíz de la obvia sentencia del Tribunal de Derechos Humanos europeo sobre el crucifijo en las aulas, hemos vuelto a oír las protestas habituales, igual de mal argumentadas.
Los unos: - "¿A quién puede ofenderle un crucifijo, símbolo de perdón, etcétera?".
- Respuesta: a nadie, claro. En cambio, ofende a los laicos y a los partidarios de la libertad de conciencia que se invada un espacio que debe permanecer confesionalmente neutral con símbolos respetables pero partidistas.
Los otros: - "¡Ignorantes, se trata de una expresión cultural, no religiosa!".
- Respuesta: ignorante usted, so merluzo, porque el crucifijo es una expresión cultural en tanto que religiosa. La prueba: colocar sobre la taza del retrete una reproducción de la Gioconda o del Pensador de Rodin (más apropiado) puede ser de mejor o peor gusto ornamental, pero poner un crucifijo será una provocación que irritará justificadamente a muchos creyentes.
Dejo de lado a los multiculturalistas que recomiendan traer a las aulas, junto al crucifijo, versículos del Corán, candelabros de siete brazos, imágenes de Buda, moais de la Isla de Pascua, etcétera. En época de crisis, no es bueno sobrecargar los gastos de material escolar.

1 comentario:

Blog A dijo...

Me ha encantado el articulo de Rosa Pereda gracias.
los crucifijos en la iglesias como la cervezas en los bares..