lunes, 22 de marzo de 2010

EL RELIGIOSO FICHER DENUNCIA LOS ENCUBRIMIENTOS DEL VATICANO EN LOS CASOS DE PEDERASTIA


El religioso Udo Fischer, la voz de las víctimas de los abusos sexuales de los curas católicos en Austria, está convencido de que "el Vaticano nunca ha investigado, sólo ha encubierto" los casos de pederastia. "Tanto el papa Juan Pablo II como el actual, Joseph Ratzinger, cuando era cardenal, sólo los han encubierto. Ambos protegieron al prelado pedófilo Hermann Groer para que quedase impune. Es un escándalo", asegura Fischer.

"Entonces los sacerdotes desconocíamos con qué reglas se jugaba en Roma. Ignorábamos el decreto de 1962, que fija que quien ha sido abusado sexualmente por religiosos no puede hablar por estar bajo secreto de confesión. Ese decreto, que trascendió porque fue filtrado en latín y en inglés en Internet, a finales de los noventa, fue reelaborado en 2001 por Ratzinger. Se llama De Delictis Gravioribus e introduce como única diferencia que es la Santa Sede la que debe decidir sobre los casos", añade.

La solución, opina este religioso, pasa por "remitir los delitos cometidos por religiosos a tribunales civiles, pues sólo ellos pueden dictar sentencias y proteger a las víctimas".

Con ello se contrarrestaría, en su opinión, la práctica habitual de la jerarquía católica de trasladar al sacerdote pederasta a otra parroquia. "Lo hacen sin avisar de su conducta a su nueva comunidad, y obligan al abusado a callar debido al secreto de confesión. Luego, presionan y persiguen a quien intenta denunciarlo. Así, vuelven a cometer delitos una y otra vez con menores". (El País)

2 comentarios:

El Morgan dijo...

Tarsicio Bertone, secretario de Estado del Vaticano declaró: En mi opinión, no tiene fundamento la exigencia de que un obispo esté obligado a contactar con la policía para denunciar a un sacerdote que ha admitido ser culpable de pedofilia.

Josefo el Apóstata dijo...

Claro, su reino no es de este mundo, luego las leyes mundanas no les obligan. Ahora bien, si las leyes mundanas no les gustan, entonces sí que "descienden" a este mundo para presionar, chantajear, y dar por saco. También "descienden" para cobrar las subvenciones que tan mundanamente les damos entre todos.