sábado, 20 de marzo de 2010

Los monjes del Valle de los Caídos dicen sufrir "ansiedad y angustia emocional"

La extrema derecha está que trina desde que el pasado 23 de noviembre de 2009, Patrimonio Nacional anunció, a través de una escueta nota publicada en su página web, que cerraba el interior de la basílica del Valle de los Caídos. A parte de a la basílica, también está prohibido el acceso a la base de la cruz por culpa de los desprendimientos y el uso del funicular que sube hasta ese punto por falta de mantenimiento.

Pero las críticas más duras guardan relación con las supuestas “vejaciones, groserías y ultrajes” que habrían recibido el Padre Abad y la Reverenda Comunidad Benedictina allí asentada por parte del Gobierno Socialista. Según el manifiesto, los monjes padecen desde el cierre parcial del Valle de los Caídos un “estado de creciente ansiedad y angustia emocional y presión psicológica”.

Una vez más, desde Antiklerical, tenemos que acudir en ayuda de nuestros monjes. Estamos muy preocupados al ver que han caído, en el valle, en un estado de creciente ansiedad, así pues, hemos decidido, como cuatro magos acudir con nuestros presentes para conseguir que la ansiedad derive a cuarto menguante: Melastregues les llevará la dirección de un primo suyo, psicólogo argentino conductista, para que acudan a unas sesiones, Azota unos látigos para que se fustiguen y unos cilicios para que se encilicien, yo un saco de tila para que se hagan tisanas y Josefo, agua y ajo. Si no fuera por nosotros...

2 comentarios:

Melastregues dijo...

Que dinamiten la cruz y terminamos con el asunto!!!

Lisístrata dijo...

pobreticos!

Aquí una gama de "quita manías" por si quieren probar:


fustas para sesiones grupales

fustigador individual

látigo para tener asistente

también la asistente

hala! mi aportación, ¬¬