sábado, 29 de enero de 2011

LA TONTERÍA DE LA SEMANA LA HA DICHO MONSEÑOR MNEZ CAMINO


El portavoz y secretario general de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Juan Antonio Martínez Camino, ha opinado hoy que el matrimonio en España "es un contrato mucho más leve" que el de un servicio telefónico, en referencia a las dificultades para rescindirlos.

"El matrimonio es la unión de cualquier ciudadano por tres meses y a los tres meses ese contrato puede ser disuelto por cualquiera de las partes, sin dar ninguna razón, es decir, es un contrato mucho más leve que contratar un servicio telefónico o de telefonía móvil, que usted tiene muchas dificultades para rescindirlo, para celebrar uno nuevo", las leyes que regulan las uniones en España son "irracionales, injustas y perjudiciales para el bien común", sobre todo la regulación del matrimonio homosexual.

Desde anticlerical nos alegramos que les joda la existencia de leyes laicas y le recordamos a Monseñor que no estamos en un estado teocrático, por lo que sobra esa necesidad constante de identificar las normas religiosas con las leyes civiles. Y un beso para Monseñor que lo vemos un poco falto de afecto.

5 comentarios:

El Morgan dijo...

Yo, más bien, lo veo vestido de mamarracho.

Elvira, el Cisne Negro dijo...

"Y un beso para Monseñor que lo vemos un poco falto de afecto".

Jajajajajajajajaja.

Ese comentario me ha arreglado la mañana.

Gracias.

Molón Suave dijo...

Este tío sabe del matrimonio tanto como de Dios. Es decir, na.

Josefo el Apóstata dijo...

Monse Mtnez Camino es uno de mis favoritos porque nunca defrauda. Siempre suelta por esa boquita de pimiminí las frases más chiripitifláuticas. Un derroche de agudeza y fina ironía...

Alfonso dijo...

Este es uno de esos obispos, tan pagados de sí mismos, tan vanidosamente narcisista, tan redicho y amanerado en sus poses y declaraciones, que si no fuera lo que es no sabría ser otra cosa.

Si todo ello va a compañado de una moralina ultraconservadora del catolicismo más rancio y ramplón, más el terno representativo de su personalidad de santo de palo recién barnizado, como los que lucen las sacristías de marquesas adineradas, alcanza los valores de presencia pública que persigue.

Ahí lo tenéis en la foto. Podría ser muy bien la propaganda para reyes del "muñeco Caminito, obispillo muy bonito"