sábado, 8 de enero de 2011

Sor Aya


Soraya Sáenz de Santamaría sufrió una fractura con desviación del tabique nasal el pasado 3 de enero. Sáenz de Santamaría se cayó en la estación de esquí de Formigal (Huesca). El accidente se produjo en una zona llana, no realizando ningún descenso.

Azota y Melastre tenían preparada la cuerda y ¡zas!, estirón y al suelo, na más que se rompió la nariz, aunque la idea era que se hubiese roto toda la jeta. Asesorados por Marcelino, la metieron en el AVE y la llevaron al Ramón y Cajal de Madrí, lo que habla muy favorablemente de la sanidad traumato-lógica de Güesca. A Cascos, hace unos años le pusieron un yeso en una pierna, en el hospital San Jorge y así se quedó el pobrecito: se quiere presentar al principado de Asturias. Ni su propio partido le deja, pobracho: hay yesos que marcan.
Operada con éxito en el dispensario de su partido, luce un magnífico aspecto

4 comentarios:

azotacuras dijo...

Queriamos haber hecho como al Borbón fantoche aquel, el emparentado con el pequeño dictador, pero como tanto Melastre como yo somos de letras nos falló el cálculo de la altura de Sor Aya. Ha librado por pequeñaja.

Lisístrata dijo...

la nariz rota la dejará sin hablar en público una temporadita, así q bien está, tp hace farta q los bichos desaparezcan del mapa, si no como ibamos a tener referentes de comparación de los unos con los otros? jejejeej

P.D. Aún no ha sucedido nada, ya os avisaré. >;o]

Josefo el Apóstata dijo...

¿Le habrá quedado algo de sensibilidad en esa pegui-nariz?

Yo mismo respondo: imposible que quede algo de sensibilidad donde nunca la hubo. Ahora, en cambio, dispone esta monja con nombre de árbol de un olfato especial para encontrar trufas. No hay mal que por bien no venga.

Muy buena la foto Morgan.

El Morgan dijo...

Es de Melastre