domingo, 30 de agosto de 2015

LAS ARMAS DE LA IGLESIA CATÓLICA: EL MIEDO


En la iglesia de un pueblecito de la provincia de Zaragoza he encontrado este confesionario con el curioso texto que reproduzco en la imagen inferior. El texto es legible salvo en la primera línea y dice:
Si confiesas un millón y callas solo un pecado... el resto se lee sin problema. Entra todo ello en la estrategia utilizada por el clero de aterrorizar a la población para garantizarse su sumisión, estrategia a inocular desde las más tiernas edades para que la gente soñara con diablos, pinchos, infiernos terribles, etc. Ellos tenían la llave del premio especial (el cielo) y a tragar con todo lo que se les ocurría.

1 comentario:

StM dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.