martes, 29 de diciembre de 2015

ARABIA SAUDÍ, ESE PAÍS ALIADO DE EE.UU. QUE DECAPITA A LOS APÓSTATAS

Tomado de elperiodico.com


El Tribunal General de Abha (ciudad de Fayadh) ordenó el pasado 17 de noviembre que el poeta, de 35 años, fuera decapitado “por renunciar al islam”, acusación que él niega.

"El petróleo es inofensivo, excepto por el rastro de pobreza que deja atrás”. Este es el principio de uno de los poemas de la colección 'Instructions Within' (Instrucciones en el interior) del poeta palestino Ashraf Fayadh, publicada en el 2008 en el Líbano y prohibida en Arabia Saudí, país donde el autor nació, aunque pertenece a una familia de refugiados palestinos de Jan Yunis, en Gaza.

'Instructions Within' es “sobre mí como refugiado palestino, sobre temas culturales y filosóficos, pero los extremistas religiosos explicaron que trataba de ideas destructivas contra Dios", dijo el poeta al diario británico 'The Guardian', a través de un amigo que consiguió hablar con él.

Fayadh -una figura importante de la escena artística de Arabia Saudí- fue detenido el 6 de agosto del 2013 por una denuncia de Shahin bin Ali Abu Mismar, un saudí con el que mantuvo una disputa y que lo acusó de promover el ateísmo y propagar ideas blasfemas entre los jóvenes.

El 30 de abril de 2014, el tribunal lo condenó a cuatro años de prisión y 800 latigazos por la presunta infracción de la ley, pero consideró satisfactorio su arrepentimiento respecto a la apostasía. No obstante, el tribunal de apelación recomendó que fuera condenado por este cargo y remitió la causa al Tribunal General, que le impuso la pena de muerte.

“Es un preso de conciencia. Incluso si hubiera hecho lo que le imputan oficialmente, su condena sería totalmente inaceptable. Arabia Saudí dice que lucha contra el Estado Islámico (EI), pero si emite estas condenas a muerte, ¿qué la diferencia del EI?”.

1 comentario:

Bruno Agramanti Baggio dijo...

Pues haceros a la idea, ateitos , progres, maricas y demás hierbas podemitoides... la demografía y la decadencia iberica mandan y la inmigración islamoafricana os va a arrasar en no muchas décadas, jajajaaaa.
Salam Malecum