martes, 10 de mayo de 2016

OBISPO BUENO, OBISPO MALO... (2)


Tomado de lne.es

Müller: "No es posible la relación sexual de los divorciados en una nueva unión civil". El cardenal afirma que "mi tarea es tutelar la fe, pero mi libro no va contra el Papa, que tiene algunos serviles aplaudidores".

El cardenal Gerhard Ludwig Müller, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, bajó a lo concreto, es decir, a las relaciones sexuales, lícitas o no, de una persona divorciada civilmente -y sin nulidad canónica de su previo matrimonio cristiano-, y que ha vuelto a unirse a otra persona como pareja o en matrimonio civil. "Para recibir la comunión en la eucaristía, esas personas deben abandonar la nueva unión o vivir con la otra persona como si fueran hermanos", esto es, sin dichas relaciones.

Esta parcela de los divorciados en segunda unión ha condensado gran parte de la atención de los católicos que han leído el último documento del Papa Francisco, "Amoris laetitia", que Müller aquilató en la conferencia que ofreció en el Seminario de Oviedo, ante el numeroso público que llenó su salón de actos.

Muller estuvo acompañado de monseñor Sanz Montes, arzobispo de Oviedo y carcamal hasta la médula del hueso más escondido. De nuevo la pregunta ¿poli bueno, poli malo?, ¿obispo bueno, obispo malo?... ¿catolicismo progre o catolisicmo reaccionario?: catolicismo no hay más que uno y a ti te encontré en la calle.