jueves, 5 de mayo de 2016

OBISPO BUENO, OBISPO MALO?

Tomado de eldiario.es

El Diario publica un artículo en el que analiza a los obispos más reaccionarios de la Conferencia Episcopal Española, situando a la cabeza a Rocuco Varela y su banda: el de Alcalá, Juan Antonio Reig Plá, el de San Sebastián, José Ignacio Munilla, el obispo auxiliar de Madrid, Juan Antonio Martínez Camino, el arzobispo de Oviedo, el franciscano Jesús Sanz, quien aspiraba a suceder al mismísimo cardenal Rouco, el cardenal de Valencia, Antonio Cañizares, el arzobispo de Granada, Javier Martínez y el obispo de Córdoba, Demetrio Fernández. Un segundo grupo de mierdasecas son el obispo de Bilbao Mario Iceta, Fidel Herráez, hoy arzobispo de Burgos, el arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo y el de Toledo, Braulio Rodríguez.

Pero esto de jugar a obispo bueno y obispo malo (o progre y carca) es como lo del poli bueno y el poli malo, los dos son polis..., no nos confundamos, son las dos caras de la misma moneda.