martes, 3 de mayo de 2016

SEGUIMOS VIENDO LA PUNTA DEL ICEBERG

Tomado de lavanguardia.com
Una nueva víctima que ha decidido hacer pública la crónica de unos hechos de hace 27 años, cuando un cura de Girona abusó de ella durante unas colonias en Puigpardines, en la Garrotxa, cuando sólo tenía 10 años. La víctima asegura a los Mossos que tiene una conversación grabada con su agresor, recogida hace apenas un par de semanas, en la que admite los hechos y le pide disculpas, pero le insta a olvidarlo todo.

La declaración de la víctima explica que el año 1989 se fue de colonias a Puigpardines y que con ellos acudió el cura de su pueblo, porque los monitores de este tipo de salidas se organizaban desde la parroquia. Uno de los días de colonias, la chica, que entonces tenía 10 años, se puso enferma y tuvo que quedarse en la cama. El resto de compañeros se fueron y en la casa sólo quedaban la cocinera y el cura.

El hombre, que entonces tenía 54 años, subió al piso donde se encontraba la menor, abusó de ella y la amenazó. Según consta en la declaración de la denuncia interpuesta, el cura le aseguró que si contaba algo a alguien, la mataría.

Nada menos que 27 años después, la víctima ha decidido enfrentarse a tan terrible episodio de su vida. Hace dos semanas, fue a buscar el cura, habló con él e incluso grabó la conversación. En la conversación, el religioso le dijo primero que no recordaba nada, pero a medida que pasaban los minutos, acabó reconociendo que había abusado de ella. Se disculpó y le pidió que lo olvidara.

Otra cosa ha sido la decisión del obispado, que según recoge la declaración, a pesar de la denuncia que en su momento pusieron los padres, se limitó a cambiar el cura de iglesia y le trasladó del Baix Empordà a l’Alt Empordà.