martes, 18 de octubre de 2016

EL ARZOBISPO DE PAMPLONA Y SUS AMIGOS MOLA Y SANJURJO

Tomado de eldiario.es

No están siendo días beatíficos para el Obispo de Pamplona y Arzobispo de Tudela, Francisco Pérez. En pocas semanas, dos de sus intervenciones han causado protestas en dos grupos bien distintos de sus fieles: las comunidades de base y los seglares se lamentan de que el obispo se oponga a la exhumación de los restos de los generales franquistas Mola y Sanjurjo del Monumento a los Caídos; y la comunidad Scout, que en Navarra acoge a 1.200 jóvenes y 150 monitores, se ha visto de la noche a la mañana disuelta sin previo aviso por orden del obispo.

Las quejas de las comunidades de base de la Iglesia son por las alegaciones presentadas por el obispo contra la exhumación de los restos de los generales franquistas Mola y Sanjurjo de la cripta del Monumento a los Caídos decretada por el Ayuntamiento. En ellas, el Obispado argumentaba que "el hecho de que el Ayuntamiento sea el propietario del Monumento no le otorga facultades para exhumar los restos en un lugar de culto".

En un párrafo del comunicado de seglares y sacerdotes se denuncia "el papel de la Iglesia Española en general, y de la Navarra en particular, que, salvo algunas honrosas excepciones, además de bendecir y caracterizar como 'Cruzada' aquella oscura y trágica sublevación, no estuvo al lado del derecho de los débiles y perseguidos, de las víctimas y sus familias, de la justicia en suma", recordando además "el papel, la responsabilidad y significación que Emilio Mola y José Sanjurjo tuvieron en el golpe de Estado del año 1936 y sus secuelas, en forma de represión criminal y cruenta en Navarra, donde no hubo frente de guerra".