viernes, 4 de noviembre de 2016

CURAS COMO LOS DE ANTES: EL DE VIVEROS

Tomado de elplural.es

El cura de la Iglesia de San Bartolomé de Viveros (Albacete) ha desplegado una pancarta de grandes dimensiones en la puerta de su parroquia. En ella, se puede leer: “Algunos pecados que son mortales y nos quitan el derecho a comulgar”, seguido de una lista de acciones pecaminosas de lo más variopinto.

Desde "elegir faltar a misa", "vivir en pareja sin estar casado" o "inventar noticias falsas, chismes y calumnias"; hasta "usar de cualquier modo de la sexualidad fuera del matrimonio, ya sea a solas o con otras personas, aunque haya consentimiento". Incluso "darse a la brujería, espiritismo o adivinación". Todos, pecados que harán que la persona que los cometa no puedan comulgar ni tener la salvación final.

Pero en su lista no sólo hay cabida para pecados recogidos en el catecismo o los que hablan de las relaciones personales y del sexo. El cura de Viveros también se negará a dar la comunión a las personas que "no paguen sueldos, impuestos y cargas sociales conforme a lo que es justo". Un hecho mucho más antisocial en pleno siglo XXI. Por último, las drogas y el alcohol no se quedan fuera de esta lista.

Aunque con su acción buscaba la aprobación de sus feligreses, son muchas las personas que no lo han visto con buenos ojos. En vez de atraerles, los ciudadanos del pueblo creen que el cura está consiguiendo “apartar a los feligreses de la Iglesia” porque todo es pecado.

N.R. Bueno, pues como siempre, no?.