miércoles, 23 de noviembre de 2016

DILEMAS TEOLÓGICOS: EL ABORTO Y EL PAPA


Tomado de elperiodico.com

El Papa autoriza a los sacerdotes a perdonar el aborto de manera definitiva

“De ahora en adelante concedo a todos los sacerdotes, en razón de su ministerio, la facultad de absolver a quienes hayan procurado el pecado de aborto”, ha escrito el pontífice jesuita, en una carta apostólica, divulgada este lunes por la oficina de prensa del Vaticano.

Tras una reflexión sobre el perdón y la reconciliación, Francisco ha advertido de que el aborto sigue siendo “un pecado grave, porque pone fin a una vida humana inocente”. No obstante, “no existe ningún pecado que la misericordia de Dios no pueda alcanzar y destruir, allí donde encuentra un corazón arrepentido”, ha dictaminado.

La nueva disposición atañe no solo a las mujeres, sino también a “los médicos, enfermeros y activistas” que se arrepientan. “Con la nueva disposición papal, cambiará el código canónico [la ley fundamental de la Iglesia]”, añadió.

Con ello, Francisco hace otro viraje respecto de la doctrina católica tradicional que hasta ahora consideraba el aborto un pecado castigado con la excomunión ‘latae sententiae’, es decir, automática. Y, por tanto, que solo podía ser perdonado por los obispos o el propio Papa.

N.R. Entonces: ¿se puede pasar del infierno al cielo?. Si una persona que abortó o colaboró en un aborto, aunque se arrepintió fue al infierno (para la iglesia católica hasta la fecha), según las nuevas normas del Pope, ahora pasa al cielo?. Hay transmutación, transustanciación u ósmosis o como se diga en jerga católico hablante entre el infierno y el cielo. O es todo una puñetera mentira... Venga teólogos, aclararnos el entuerto, que estoy que no meo!!.
Da la impresión que las religiones van modificando las normas en función de los dirigentes, los tiempos o la escasez de seguidores. Las que no lo hicieron desaparecieron y las actuales, como la católica caen en el ridículo: Lo que yo digo es válido... hasta que lo modifico.

4 comentarios:

StM[] dijo...

En realidad lo que tratan es que todas/os aquellas que lo "han cometido" o (a)cometido se lo canten en secreto de confesión para conocer ellos todo lo que ocurre y tener el control de eso y demás; especialmente en sus feligresas... (tienen mucho qué chivar y de ahí a encarcelar sólo hay un paso)
¿Te acuerdas de aquella monja que se chivó de un caso de un chico que en los años 70 le contó que era homosexual y ésta se chivó a "las autoridades" en la guardia civil y le jodieron la vida...Le jodió la vida de por vida?
Fue un caso muy sonado
Una pena.
pues esto otro tanto de lo mismo
Que para eso se inventaron la confesión hace siglos.

Saludos

Melastregues dijo...

Pues sí, partiendo de la base de que son unos cabrones, que abusan de su posición y su "autoridad", lo que demuestran cada día es una capacidad camaleónica para "dulcificar" su rancio discurso sin cambiar para nada el guión y así seguir en la interminable rueda del abuso desde su posición dominante de señalados por el dedo divino.

StM[] dijo...

Si hay un dedo, si hay un dedo señalador, no hay Dios por lo tanto.
Sólo con que sea semejante, es producto mental
Me recuerda la jugada de lo de pretender que se vote a partir de los 16 años; una forma de ganar un voto no formado y redirigido por ideas aún no concluyentes y persuadidas...Pero lo peor es que eso sería la punta de un témpano mucho mayor, tanto como que de ahí a ser encausado en códigos penales complejos sólo hay un par de pasos; por ejemplo.

No deja de ser un pope aunque haya sido un docente, que para eso saben y basan su inexistencia(s) en la manipulación de la realidad...

La caverna de Platón es, tanto o más grande de lo imaginado, que aún no se ha salido de ella; el caso sería entrar en otro exterior. Aunque suene a oxímoron o término contradictorio.

StM[] dijo...

Dedo señalador o acusador...que para eso tienen distritos en cada barrio y como con las Comunidades o sus Forales, controlando la comarca al ser más pequeña se hacen una idea de cómo actuar y regresar al pasado medieval...¿Pero, salimos alguna vez de éste?

Salud, camarada, o libertad