martes, 3 de enero de 2017

CASPA EN LA TOMA DE GRANADA

Tomado de granadadigital.es

N.R. La celebración-aniversario de la toma de Granada, presidida por el alcalde socialista se convirtió en un prodigio de caspa de rancio abolengo en la que no faltaron políticos, iglesia, ejército y por supuesto la legión. No hago más comentarios porque pienso que somos un país dado a mantener las más estúpidas tradiciones y, si hace falta, nos las inventamos y así, a los pocos años, ya son tradiciones... vamos con la noticia:

La celebración ha transcurrido sin incidentes y con la presencia de mucha gente en las calles. Ha habido algún ‘pique‘ entre grupos con tendencias ideológicas contrarias. El operativo ha estado integrado por más de medio centenar de agentes de Policía Local, además de los antidisturbios del Cuerpo Nacional de Policía y a los agentes que han operado de paisano. Todo ello ha permitido recobrar el Día de la Toma como una fiesta “familiar” y de disfrute.

La corporación municipal bajo mazas, autoridades y representantes de los distintos colectivos han desfilado hasta la Capilla Real, encabezados por el alcalde de Granada, Francisco Cuenca. En la Capilla, tras una ceremonia religiosa, la concejal popular Raquel Fernández ha tremolado el pendón.

Posteriormente, la comitiva ha regresado al Ayuntamiento, desde cuyo balcón se ha celebrado el tradicional ‘Granada qué’ saludando a los granadinos que esperaban en la plaza con el siguiente ritual: ‘¿Granada, Granada, Granada? ¿Qué? Por los ínclitos Reyes Católicos, Don Fernando V el de Aragón y Doña Isabel I de Castilla, ¡Viva España!, ¡Viva el Rey!, ¡Viva Andalucía! y ¡Viva Granada!”, tras lo que volvió a tremolar el pendón.

3 comentarios:

StM[] dijo...

Es preocupante que tanto político que (y de nuevo cuño) están gobernando (y más a nivel de ayuntamientos) conlleven parejos estos niveles de ignorancia rancia, mientras postulan con sus propias supersticiones y prejuicios de forma pública.
¿Alguien podría pensar que peor sería si fueran mahometanos o judíos, tal vez?
Ni lo uno ni los otros, todos deberían estar fuera de ese ámbito o, al menos, cumplir o que alguien les hiciese cumplir con la laicidad del Estado en todos los términos y en todas las administraciones.

Una cosas es tener estudios o, incluso una carrera, aunque raspada también, y otra muy distinta es ser un verdadero ignorante en materia de creencias. De alguna forma o de todas formas con sus aptitudes están imponiendo sus tendencias religiosas a todos los demás.

Un político no debería para nada entrar en el juego ni en los ritos religiosos, pues con ellos demuestra partidismo y parcialidad hacia un lado, religión y entra en conflicto con otras formas de pensar...Inadecuadas todas, por supuesto.

El hecho de tener estudios no da para nada poder dar a entender que si se profesa una religión ya con ello se le da veracidad; es una falacia. Pero peor es que teniéndolos se siga creyendo; a eso se le llama ignorancia y, además, pocas luces o falta de entendimiento lógico o vagancia mental. También es miedo producto de una mala educación familiar en pensar que uno/a por sí misma no es capaz de afrontar las tribulaciones de la vida...

Otro conflicto, y éste es el que aquí se plantea, es continuar con esa "tradiciones" (en sus día costumbres) mal entendidas y que a causa de una serie de circunstancias propias de ese momento podrían haber sido necesarias...qué no "a ver" (pequeño matiz irónico). Bien porque históricamente quisieran imponerse por encima de una islamización a la que deseaban derrotar y para ello necesitaban de gente armada que impusiera esa protección en todos los aspectos y sentidos.

Qué hoy siga añadiéndose esta recalcitrante expresión de lo militar con lo religioso sólo nos lleva a recordar aquello de las murallas de Jerusalén y sus tropas al son de trompas y demás...
Qué decir de estas manifestaciones dictatoriales dónde se rodean de este boato y parafernalia que roza el mayor ridículo donde el verdadero patriotismo está empañado por tanta hipocresía. Será que el mero hecho de ser político lleve parejo todo esto que raya, repito, la ridiculez y el paletismo más provincial. Ninguna gran ciudad está libre tampoco de tanta.

Se puede ser ignorante de mil maneras, ésta es una de la diez primeras, aunque se tengan "estudios"...y para ello sólo es necesario contar con, entre otros, con el comandante de puesto de la guardia civil y el conserje de la discoteca, más guarda del cambio de agujas...de tatuar...Otro asunto fuera de lo razonable

Buen año, camaradas y salud

Melastregues dijo...

Feliz año y salud camarada, mucha salud para aguantar tanta roña...

Juan Moreu dijo...

StM no lo podría haber descrito mejor. Así que un beso en los morros para él.