miércoles, 15 de febrero de 2017

AUNQUE TE FALTEN LUCES, PUEDES SER TEÓLOGO

Tomado de diarioya.es

Al empezar a leer este artículo, pensé que su autor iba de coña, en plan broma, y que luego lo aclararía, pero no. El artículo va en serio... juzgue el sesudo lector/a... (no lo pongo completo, clica el enlace si apetece una mortificación).

Daniel Ponce Alegre. Teólogo. Enoc tenía unos 365 años, cuatro veces más de lo que hoy consideramos una vida larga. Aunque nos cueste creerlo no era un anciano pues hace unos 5000 años los hombres vivíamos mucho más que ahora. Cuando nació Enoc, Adán, el primer hombre, tenía más de 600 años y siguió viviendo otros 300, y algunos de sus descendientes vivieron incluso más que él. Así, con 365 años, Enoc aún estaba en forma, con toda una vida por delante. Sin embargo, no viviría mucho más.
...//...
Es cierto que los seres humanos, la séptima generación en la línea de Adán, estaban mucho más cerca de la perfección perdida, y por eso vivían tanto. Pero su moralidad y espiritualidad eran terribles, violentas y perversas, satánicas. Esa violencia se desató tras el pecado contra Dios, cuando Caín mató a su hermano Abel. Durante la tercera generación surgió una forma nueva y especial de maldad "se empezó a invocar el nombre de Dios" para no adorarlo. Esa forma de religión falsa imperaba en aquella época, por lo que Enoc tuvo que tomar una decisión. ¿Sería como el resto de los hombres o buscaría a Jahvé, el Dios Verdadero?.
...//...
La Biblia no da muchos detalles. No dice nada sobre la fe de su hijo Matusalén que murió el mismo año en que ocurrió el Diluvio. Sí que sabemos que su nieto Lamec, hijo de Matusalén y con quien Enoc coincidió más de 100 años, fue un hombre con una fe sobresaliente.
...//...
En un próximo artículo, Dios mediante y con la ayuda de Jesucristo el Señor, trataré este momento de la vida de Enoc para nuestra edificación hasta su Vuelta como Rey Eterno. Amén.

1 comentario:

StM[] dijo...

Sin comentarios
¿Sin comentarios?
Pues no; verás.
Efectivamente, cualquiera puede ser teólogo con o sin título, ya que lo dicho por cualquier erudito en esa materia (infusa, claro y difusa también) llega a la misma meta y fin que uno de sus legos (como los hipies, mediante el amor...del que ellos son "tan generosos", por lo que se ve y conocen. Especialmente con los más desfavorecidos y/o inocentes) por diferentes caminos ya que si su premisa es falsa (cómo bien sabemos) los caminos elegidos (y inescrutable e "inescrotables", es decir, por cojones) son tantos que mientras (como ellos dicen) haya más de uno reunido y hablando de mí (aunque sea tan mal, el caso es que se hable) allí estaré yo.
Claro que estará él o Él (para ellos). ¿Dónde si o no? Dónde se hable de él es donde está, claro está.

Pero hablar tan mal de él como hace este teólogo y confunda lunas con soles como forma de contar años y se salga del tiesto de la normalización que se han impuesto para pretender ser coherentes pues debe ser que les repatea tanto que este señor si ha obtenido el título de teología sólo (para ellos) puede ser que lo obtuviera en El Palmar de Troya...

Qué bueno, el tipo este. Sus incoherencias no sólo destapa la tapa de los truenos entre ellos, pone en entredicho a cada uno de estos y a él de subnormal para arriba. Mejor.

Saludos