martes, 8 de julio de 2008

Los acuerdos de 1979 con el Vaticano no impiden avanzar hacia un Estado laico

El congreso del PSOE, el pasado fin de semana, reabrió la discusión sobre los privilegios de la Iglesia católica, financiada generosamente por el Estado. España es constitucionalmente un Estado aconfesional, pero el Gobierno jura sus cargos ante un crucifijo, o financia la enseñanza del catolicismo.

Ahora anuncia que se va avanzar hacia la laicidad, con algunas reformas legislativas.



No, no y no, reformistas. ¡¡¡Anulación del concordato Ya!!!

Musscho, musscho miedo eh!!!

2 comentarios:

Josefo el Apóstata dijo...

Más datos:
El Ministerio de Hacienda ingresa cada mes en una cuenta de la Conferencia Episcopal los salarios para obispos y sacerdotes (en 2008, 153,1 millones de euros, un 34% más que el año anterior); paga a 15.000 profesores para que enseñen religión y moral católicas en la escuela pública; mantiene a un millar de capellanes en cárceles, hospitales y cuarteles, en este último caso al mando de un obispo con grado de general de división, y subvenciona con unos 4.000 millones las actividades educativas, de caridad y de asistencia social católicas.
Casi prefiero que lo dejen así, porque cada vez que el PSOE dice que hay que revisar el asunto, le da más de nuestro dinero a la Conferencia.

El Morgan dijo...

Y estos hijos de puta, con el estómago bien lleno, se manifiestan en la calle contra las reformas progresistas del gobierno, promueven la objeción de conciencia de la Educación para la ciudadanía, despiden a profesores, pagados por el estado si se divorcian o arrejuntan, protegen a pederastas, etc.