viernes, 9 de diciembre de 2022

PEDERASTAS HASTA EN LA SOPA

Tomado de elpais.com
 
En el Valle de los Caídos, ahora llamado de Cuelgamuros, también han vivido, y viven, niños. Es un aspecto poco conocido: los monjes benedictinos procedentes de Silos que se instalaron en el lugar en 1958, tras la creación del gran osario de víctimas de la Guerra Civil, contaron desde el principio con un internado de menores que formaban la escolanía. Allí vivían, estudiaban e integraban el coro infantil que cantaba en las misas del monasterio y la basílica. Hoy en día sigue funcionando igual. En ese internado, según acusan dos exalumnos, también se han producido abusos de menores. Antonio Arévalo González estudió allí nada más abrirse la abadía, de 1959 a 1961, de los nueve a los 11 años. José G., una década después, de 1967 a 1971, de los 10 a los 14 años. Él lo ha denunciado ya a la comisión de investigación del Defensor del Pueblo y Arévalo afirma que lo hará en los próximos días.

Arévalo señala a cinco monjes, uno que abusó de él y otros cuatro a los que vio, o supo de sus acciones a través de sus compañeros. “Tengo 72 años, y la verdad es que he vivido toda mi vida con esto. Tras ver cómo iban saliendo casos de abusos a la luz, llegó un momento en que dije: yo tengo que participar en esto. Quiero contar los abusos que se cometían allí. Yo tuve las primeras experiencias sexuales a los diez años con los monjes”. Acusa como su agresor a Albino Ortega, fallecido en 1980, famoso porque fabricaba un licor benedictino. “En el área oeste tenía una destilería. Llevaba a los niños allí. Me acuerdo del sabor dulzón del licor. Nos daba una copita y luego abusaba de nosotros. En mi caso eran tocamientos y masturbaciones, pero es que yo no debía de gustarle mucho, le iban los gorditos y con dos compañeros míos fue a más”.

El segundo exalumno, José G., que prefiere no identificarse más que con iniciales, acusa a otro monje, T. B., que dejó la abadía en 1975 para pasar al clero diocesano y luego ha sido sacerdote en la comunidad de Madrid durante casi 50 años. “Era uno de nuestros vigilantes. Con la excusa de que me gustaban los sellos me llevó a su celda a enseñarme su colección, y allí me bajó la bragueta y empezó a toquetearme. Me quedé bloqueado, no sabía qué hacer, supongo que él iba a buscar una erección, me intentó masturbar, entre el shock y que para mí era una situación impensable, me empecé a enfadar, y me fui de allí de manera instintiva. Me dijo que no dijera nada a mis padres. Pero yo no fui el único. Era un internado donde estabas a su merced, lejos de tu familia. Pero con 12 y 13 años teníamos ya la sensación del bien y del mal, y de que teníamos que ser astutos para sobrevivir”. Nunca se lo dijo a nadie, ni lo denunció: “Ir contra la Iglesia, pero además contra una Iglesia que era parte del Estado de la dictadura, y en ese lugar, era una locura. Yo querría que ahora se sepa la verdad, dentro de la memoria democrática, y que haya verdad, justicia y reparación”.

Como en otros casos, vuelve a plantearse el problema de la voluntad real de la Iglesia española de investigar los abusos de menores y ser totalmente transparentes con lo que saben órdenes y diócesis. Ante la opacidad y la negativa de la mayoría de ellas a colaborar en que la verdad salga a la luz, será decisivo el papel del Defensor del Pueblo.

jueves, 8 de diciembre de 2022

(A)POLONIA NO DA ABASTO

Tomado de nuevatribuna.es

La polémica navideña llega de manos de la revista satírica Mongolia con una portada que ha enfadado mucho a los católicos. En la misma se recrea el belén y a Jesús representado con el emoticono de un excremento bajo el título de ‘¡Ha nacido el hijo de Dios! ¡Igualito al Padre!’.

Tras su difusión en redes, el Instituto de Política Social (IPSE) anunciaba que llevará a la publicación a los tribunales “por atentar contra los sentimientos religiosos y por incitación al odio”. A esta denuncia se sumaba poco después otra querella de la fundación Abogados Cristianos.

IPSE ha pedido el “cierre inmediato” de la revista por vía judicial. “Está claro que si lo que buscaban era cabrear a los católicos, lo han conseguido”, afirmaba en un comunicado su presidente, Pablo Hertfelder.

En las últimas horas, los mensajes cruzados de ambas partes avivaban aún más el fuego. Desde Twitter, Mongolia se reafirma y se defiende, con buena carga de ironía, de las críticas, al tiempo que se eleva el tono amenazante del Instituto. “Estos delitos no se pueden consentir”.

El delito de blasfemia como tal desapareció del Código Penal en la reforma de 1988, pero en la práctica se sigue aplicando bajo la figura del escarnio que se recoge en el artículo 525. En base al mismo, en la última década, artistas, periodistas, activistas e incluso políticos, han sido denunciados por “atacar los sentimientos religiosos’.

El derecho a la libertad de conciencia en España está directamente vinculado a la libertad religiosa mayoritariamente católica, de ahí que colectivos como Europa Laica lleven tiempo reivindicando la aprobación de una "ley orgánica del derecho a la libertad de conciencia y la laicidad del Estado” que pase, entre otros apartados por derogar el delito por ataques a los sentimientos religiosos del CP.

miércoles, 7 de diciembre de 2022

martes, 6 de diciembre de 2022

(A)POLONIA HACE LA RISA


 

lunes, 5 de diciembre de 2022

EL TONTO DEL PUEBLO ES EL CURA

Tomado de elpais.com
 
Los sermones del joven párroco de Albalat del Tarongers, Vicent Planells, han alterado la tranquila vida de esta pequeña localidad a 34 kilómetros de Valencia. Desde hace meses, sus comentarios críticos sobre los homosexuales, la forma de vestir de las mujeres y de los hombres “que provoca” o cómo el hombre debe imponerse a la mujer han sido comidilla en el pueblo, que tiene 1.200 vecinos censados. Tanto es así que el Ayuntamiento, gobernado por la socialista Maite Pérez, aprobó este viernes en un pleno extraordinario un texto de reprobación y condena de sus palabras con el apoyo unánime de todos los grupos representados: el PSPV-PSOE, el PP, Ciudadanos, Compromís y uno independiente.

Dice el primer párrafo del texto: “Ante las palabras pronunciadas reiteradas veces por el Sr. Cura párroco de Albalat dels Tarongers al pie del altar, y el malestar generado en nuestro pueblo por los continuos ataques a diferentes colectivos vulnerables y oyendo el sentir general del pueblo, en solidaridad con estos colectivos, este ayuntamiento en pleno, no participará en los actos religiosos de nuestra Patrona [la Inmaculada Concepción], ya que no somos partidarios de ningún tipo de discriminación y todo el mundo está llamado a la conversión y es libre y responsable de sus actos”.

“Con esto queremos”, añade la moción, “mostrar nuestro apoyo a todos los feligreses y feligresas de nuestra población que ha decidido dejar de asistir a las misas por los reiterados mensajes de odio que se predican y apoyar a todas las personas y colectivos a los que ha ofendido. Todos los grupos políticos que conformamos el pleno del Ayuntamiento de Albalat queremos mostrar nuestra repulsa y condena a los comentarios homófonos y xenófobos.

Durante el pleno tomó la palabra el concejal y exalcalde del PP, Filiberto Prats, para manifestar su indignación: “Yo habré ido al 95% de las misas, y las palabras que ha dicho el cura ni se han tergiversado ni se han inventado, han sido textuales; dijo que no bendecía a los homosexuales, ni a las prostitutas, ni a los del botellón, ni a los de la droga... Nunca en mi vida había oído solemnes barbaridades como pegar a una mujer para educarla. No se puede usar el púlpito para insultar”. Prats aseguró que él y otros feligreses hablaron en diversas ocasiones con el párroco, que llegó a Albalat hace unos dos años, para que desistiese en su actitud sin éxito.

El texto aprobado concluye: “Pedimos al Señor Cura Párroco que rectifique y pida disculpas a todas las personas a las que ha insultado y menospreciado. Esto es una condena contra la ideología del Cura que regenta en la actualidad nuestra parroquia, no una condena hacia la Iglesia Católica, a la cual respetamos, ya que somos conscientes de que sus palabras solo lo representan a él y no al resto de la comunidad cristiana. Sentimos un enorme pesar por tener que llegar a esta situación, que es la primera vez que ocurre en nuestro pueblo, pero nos vemos obligados a hacerlo para defender a nuestros vecinos y vecinas”.

El cura, de 25 años, envió un comunicado este viernes a través de la sede electrónica del Ayuntamiento en la que manifestaba a la alcaldesa y al consistorio su disponibilidad “a escuchar y a ser escuchado”. “Por el bien de toda la localidad, no por el mío propio, aunque sea mi persona la que está siendo objeto de esta situación grave”, afirma. Como a lo largo de esta semana, incidió en que es “objeto de injurias y calumnias”, de acusaciones de expresiones que no ha pronunciado, y que se le atribuyen, aunque él las desmiente “rotundamente”. 

domingo, 4 de diciembre de 2022

Cosas nuestras



 Este cuaderno  de bitácora, alias blog, envió a un representante a Egipto, con la finalidad de robar la momia de Tuthamkamión, envolverla en una manta, cargarla en la vaca de un 4-L y traerla a Sijena, vía Melilla, para que pudiera ser adorada por los que adoren a las momias e hiciera compañía a la monja que cuida la entrada al monasterio que la pobre, ya, está como momificada.

No nos ha salido bien, una vez robada, envuelta en su envoltorio y cargada en la vaca del Renault 4L atravesadas que fueron, Libia, Túnez y Argelia, al entrar en Marruecos y parar en un área de servicio nos robaron la manta y tiraron la momia a cascala por las piedras, con lo cual se deshizo y no hemos podido recuperarla.

Estamos mohínos y muy jodidos, No sabemos que hacer, nos han sugerido capturar a un personaje, momificarlo según las técnicas egipcias y ponerlo en Sijena para adoración de sijenenses.

Se admiten sugerencias...


Ah¡ pero había curas gays...

 


Medio centenar de curas gays italianos 'salen del armario' para denunciar la “homofobia interiorizada” en la Iglesia