lunes, 23 de marzo de 2009

Las Cofradías de Sevilla se movilizan contra la futura ley del aborto

No deberían; la televisión pública nos ha mostrado imágenes, a lo largo de estos últimos años de cofrades llenos de escapularios, personajes públicos, que luego resultaron ser unos ladrones, unos puteros, unos cabrones y algunas de ellas, amables cortesanas; siendo adalides de unas costumbres tan disolutas, tal vez se vean en la necesidad de utilizarlo, como les dice Sor-Aya, "como un anticonceptivo más", bromas aparte, las sensaciones que a mi me transmiten las cofradías, durante la S.S., tienen más que ver con el folclore y la tradición que con el espíritu religioso, por supuesto pueden oponerse al aborto, a la educación para la ciudadanía, al preservativo y a lo que les parezca, para eso está la libertad de expresión. Como no quiero ser sectario, les sugiero un medio de protesta contra todo lo anterior que me parece mucho más eficaz: ¡que se disuelvan!, ¡qué dejen de hacer ruido!, ¡qué no salgan en procesión!. Ah qué hermosos años aquellos en los que las familias cristianas se iban a esquiar. Ahora les ha dao por tocar el bombo

2 comentarios:

azotacuras dijo...

Por cierto, habría que preguntarles a todas esas eminencias de la ciencia (catedráticos, doctores, investigadores, etc) que han hecho un manifiesto, según ellos, a favor de la vida y contra el aborto, si firmarian igualmente un manifiesto a favor del preservativo y por tanto de la vida. La respuesta me la imagino, pero me gustaría oir sus argumentos, para cabrearme aún más, que ahora me he vuelto masoca porque así de paso peco un poco más.

El Morgan dijo...

Los condones están prohibidos para todas esas eminencias, no tienen capacidad crítica, son, como dice Josefo, independientes del riego cerebral, sustituyen la razón por las consignas: ¡aborto no!, ¡lince si!, ¡preservativo no!, ¡paja tampoco!.