jueves, 4 de noviembre de 2010

La visita del Papa desata una oleada de protestas de la Barcelona laica

Una concentración unitaria, que prevé reunir hoy a 10.000 personas en la plaza de Sant Jaume. Una fiesta con reminiscencias religiosas ( Habemus Party ) en el barrio de la Guineueta. Un encuentro de mujeres que se proclaman "zorras" y "pecadoras" y que harán oír su voz al mismo tiempo que el Papa consagra el tempo de la Sagrada Familia. Una orgía simbólica de homosexuales besándose frente a la Catedral. Y hasta una conferencia con el sugerente título de La Santa Mafia: el imperio económico de la Iglesia .

La llegada de Benedicto XVI ha despertado a la Barcelona más anticlerical y laica. Durante toda esta semana se celebran actos para protestar por una visita que decenas de colectivos consideran no grata. Las ingentes medidas de seguridad para proteger al jefe de Estado del Vaticano impiden cualquier boicoteo. Pero algunos intentarán que, al menos, la visita del Pontífice quede deslucida.

3 comentarios:

Lisístrata dijo...

Pues desde aquí mi ovación en pie para cuantos se proclaman en contra del farsante de Roma en la calle.

Que se lleven cacerolas que hace más ruido y q las aporreen hasta que las agujeren de abolladuras. jejejeje

azotacuras dijo...

Que casualidad. Justo esta semana en que nos visita el fantoche del XVI, Zapatitos anuncia que retira su promesa de sacar adelante la nueva Ley de Libertad Religiosa, que debería, en teoría, afirmar la laicidad del Estado, separarlo de la religión e igualar el trato dado a todas ellas. Ya no se quién es mas fantoche, si el XVI o el de la ceja.
Por cierto, ¿como vais a hacer este fin de semana para que no os aparezca el fantoche hasta en la sopa? Darme ideas por favor.

Josefo el Apóstata dijo...

Como no me puedo largar al Serengueti, ni tampoco a Barcelona a participar en las manifas antipope, me refugiré en lo cotidiano, pero sin prensa, radio ni televisión. Régimen de aislamiento total.