martes, 31 de mayo de 2016

EL AYUNTAMIENTO DE JAEN OBLIGA A DEVOLVER UNA HORA DE TRABAJO A LOS QUE NO FUERON A MISA


Tomado de publico.es

Santa Rita, Rita, lo que se da no se quita”. El popular pareado de la patrona de las causas imposibles no se aplica por convenio a los trabajadores del Ayuntamiento de Jaén, gobernado por el PP, que fueron eximidos de acudir al trabajo el pasado 19 de mayo para poder acudir a la misa en honor de Santa Rita pero aquellos que se saltaron la ceremonia tendrán que devolver la hora trabajada, según informa al edición de Jaén del Diario Ideal.

Los trabajadores agnósticos -o directamente escaqueados- del concejo jienense recibieron el 25 de mayo una notificación del Departamento de Personal en el que se les informaba de que tendrían que devolver la hora que graciosamente se les conocedió para “asistir al oficio religioso en la Iglesia de La Magdalena”:

“Comprobadas las incidencias del Reloj de Control de Presencia y la asistencia a la misma se desperende que tiene usted marcada una incidencia sin haber asistirdo a misa”.

Se ignora qué método utilizó el ayuntamiento para controlar la asistencia a misa de los empleados, en tanto la citada iglesia carece de reloj de fichar. Suponemos que el regidor Javier Márquez ficharía a ojo a los díscolos, bien por su ausencia en el templo, bien su presencia en los bares de las inmediaciones, disfrutando de una manera impía de la hora libre en honor a la santa.

Como es tradición en Jaén, los trabajadores del ayuntamiento están exonerados de trabajar durante la celebración de la misa de Santa Rita, patrona de los imposibles y de los funcionarios de la Administración local. La celebración tenía que ser el día 22, pero al caer en domingo (día que, al parecer, las iglesias cierran) se trasladó al viernes, y así todos los funcionarios y políticos jienenses, como un solo hombre, podrían demostrar su devoción a Rita de Casia.

Pero no todos se hacen cruces por la santa. Más de la mitad de la plantilla no se ausentó de su puesto de trabajo, según UGT, que considera discriminatorio e inconstitucional el permiso para quien no quiere ir a misa. La Constitución dice que España es un Estado laico pero, según parece, no siempre ni en todas las latitudes.