viernes, 18 de agosto de 2017

EEUU es una teocracia, más que nunca.

No solo el islam fructifica estados teocráticos, también el cristianismo tiene, al menos, una teocracia: EEUU de América. He aquí un prueba más:
Cerca de 50 leyes provida han sido aprobadas en los últimos meses en Estados Unidos
Según el sitio web The Hill, especializado en política estadounidense, los grupos provida han logrado aprobar alrededor de 50 nuevas “restricciones al acceso (al aborto) y extendieron periodos de espera y medidas de consentimiento en cámaras legislativas estatales solo este año”.

En mi opinión, este gran país (por el tamaño, digo) ya ha tenido un presidente negro, puede ser que alguna vez sea un hispano y quizás tenga una presidenta mujer, incluso lesbiana, pero no verán mis ojos ni los de mis hijos que algún día tenga un presidente ateo.

1 comentario:

StM[] dijo...

Ni hace falta que sea ateo, con que fuera congruente sería suficiente.
Te dejas otro "gran país", por el tamaño, americano...Brasil, qué también se las trae con eso de los creyentes y demás.

Si hay un retraso en el mundo, ése es el causado por las religiones.
Si hay retrasados en el mundo, ése, entre sus representantes está éste...americano del norte y los otros americanos del centro y del sur.

Para América, la "copa de las regatas" o lo que es igual: Regatas incongruentes de la sinrazón y el prejuicio puritano y medieval, independientemente del avance médico, científico y tecnológico.

Sólo los locos son capaces de regresar a las armas, seguidos de sus mitrales sólo por defender sus ideas de ídolos y "masallás", sin importar qué y contra quién. Según ellos su contrariedad de "perdonar y amar" está más que justificado.
Deben tener (en sus de-mentes) dioses guerreros tipo Marte y no (a)marte. Pues si a-martillo se juzga golpeando sentencia a-martillo las ideas se inculcan con sangre...Algo que la historia conoce bien.

El mundo hecho y gobernado por poderosos y ricos no sólo excluye a pobres y débiles, sino que los somete a sus propias e inalcanzables reglas proponiéndolos metas con ideas y lavados de cerebro imposibles. Sólo así su infelicidad los tendrá entretenidos y ansiosos de por vida; esto es, una molestia menos y una esclavitud más.
Qué pena