miércoles, 11 de noviembre de 2009

Gabilondo

El ministro aseguró, hace dos días en Valladolid, que le parecía "razonable" la postura de la Junta de Castilla y León, que ha recurrido la decisión de un tribunal vallisoletano de retirar las cruces católicas de un colegio público.

A juicio de la Junta y de Gabilondo, los consejos escolares son competentes para decidir en el caso de que un padre pida la retirada de los símbolos religiosos de las aulas.

Gabilondo, como solución definitiva a la polémica, se remite a la próxima Ley de Libertad Religiosa y de Conciencia, con la que el Ejecutivo no pretende eliminar los símbolos religiosos de los espacios públicos.

Esto es de locos, Gabilondo no sabe lo que dice ni de lo que habla, volvemos al miedo reverencial. ¿Pretende o no pretende eliminar los símbolos religiosos?, sólo los eliminará si el personal no se queja, ¿en privado sí, pero no en público?. RTVE sigue incluyendo misas en su programación. Su hermano Iñaki tendrá que rezar antes del informativo de la 4ª. Los consejos escolares no son competentes para éstas decisiones.

Ésta es una información copiada de "Público digital" excepto el trozo en el que dice que Gabilondo es imbécil.

4 comentarios:

Josefo el Apóstata dijo...

Oso ondo Gabilondo (muy bien Gabilondo). Los del Observatorio Antidifamación Religiosa están encantados con el ministro. No es de extrañar que los más ultramontanos estén con el ministro, claro, diciendo lo que dice...
Tampoco tiene desperdicio en la página que os he enlazado la alusión que hacen a Unamuno como acérrimo defensor de crucifijos en las aulas...

El Morgan dijo...

Todos encantados con Gabilondo, menos nosotros, pero, ¿qué pasa?. Tanto miedo ¿por qué?. Mira tú la entrada esa en la que dice que la IC es perseguida. No será en España.

Josefo el Apóstata dijo...

Bueno Morgan, estos del OADIR se sienten perseguidos por todo y por todos, por Amenabar y su Agora, por Wayomin, por una pintada en una iglesia, por la ministra de igualdad, por uno que pasaba por allí... Ya ves, los herederos de Torquemada se sienten perseguidos. Manda carallo!
Lo que es preocupante es que estén encantados con el ministro socialista de educación. Manda carallo! insisto.

Melastregues dijo...

Es penoso, triste y patético