lunes, 31 de enero de 2011

Alternativas a la crisis

La crisis es del sistema y las soluciones han de situarse fuera del sistema actual. Enumeraré algunas. Poner el sistema financiero al servicio de la economía productiva de bienes y servicios. Evitar que se especule con un bien necesario como es la vivienda. Facilitar créditos a bajo interés a las empresas y ciudadanos. Imponer topes al beneficio y restablecer el valor social de los impuestos. Subir los salarios reales, manteniendo la capacidad de compra y la productividad. Crear un auténtico sistema fiscal internacional y mecanismos mundiales de redistribución de la renta. Acabar con el régimen de plena libertad de movimientos del capital que arruina economías de países enteros, produce crisis locales y globales, no ayuda a la producción de bienes y servicios y sólo produce beneficios a los propietarios del capital. Establecer un sistema basado en la plena cobertura de las reservas bancarias y evitar que con el sistema de reservas fraccionarias la banca tenga el privilegio monopolista que alimenta la deuda, engorda la actividad especulativa y atribuye a los banqueros tan ingentes beneficios y un poder que chantajea al Estado. A la crisis no le pueden hacer frente sólo los gobiernos de los países ricos, sino que es necesario crear un gobierno mundial plenamente democrático, alejado de los lobbies y grupos de poder actuales. Y es cuestionable el papel del dólar como moneda dominante en la economía mundial.

Enlace: http://www.kaosenlared.net/noticia/torres-lopez-crisis-ha-sido-gran-estafa

2 comentarios:

Suricato dijo...

No está mal, aunque me gusta más este análisis:

http://www.vnavarro.org/?p=5277

Lisístrata dijo...

en verdad el Sr. Vicent Navarro junto a Juan Torres o Ignacio Escolar, son unos kracks en el análisis económico y político. Menos mal q los tenemos para q podamos enterarnos aquellos q, como yo, no entendemos demasiado de los entresijos q se gastan los mangantes del gobierno y los del mercado. Pero con ellos todo se ve mucho más claro, y además nos ponen en guardia, por supuesto. Falta ya q salte otra chispa más gorda y nos pongan en acción, a ver si puede ser q arrinconemos a tanto sinvergüenza q nos roba.