viernes, 5 de agosto de 2016

El alcalde de Huesca hace el ridículo ante los actos religiosos de las fiestas patronales.

El equipo de Gobierno aclaró en la Junta de Portavoces del Ayuntamiento de Huesca que finalmente los concejales sí podrán participar en la procesión de San Lorenzo en la mañana del día 10 de agosto, en virtud de un informe presentado en el que se califica la procesión como algo más que un acto estrictamente religioso. La novedad radica en que a la llegada a la Basílica el alcalde se despojará de todos los atributos de autoridad, la banda y el bastón de mando. Esta decisión se produce tras los debates acaecidos en la ciudad sobre el cambio del reglamento de protocolo y la presencia de la Corporación municipal en actos religiosos.

San Lorenzo es mi patrón y yo soy de Oregón

2 comentarios:

StM[] dijo...

Nada más falto de personalidad que sucumbir a una idea impropia y manada de la idolatría que, por otro lado, sólo pretende mandar con
el engaño de vender humo sin sentido...ni consetido
Una pena, o pene

Juan Moreu dijo...

Es un alcalde sin altura...