domingo, 11 de diciembre de 2016

LAS MONJAS BRÓKERS

Tomado de lavanguardia.com

La Biblia por la mañana y la Bolsa por la tarde. Las religiosas del convento de Mariendonk, en el oeste de Alemania, no imaginaban que se desviarían levemente del camino del Señor para convertirse en traders. No por falta de fe, sino por necesidad. Desde hace años los bancos europeos ofrecen rendimientos mínimos por los depósitos. Quien quiera sacar una buena tajada de sus ahorros tiene que jugársela. Estas monjas lo descubrieron en 2013, cuando llamaron a su banco para ver qué opciones tenían para invertir. Desde el banco les ofrecían un plan a siete años con un rendimiento de apenas el 1% anual.

La hermana Lioba Zahn, de 54 años, se dio cuenta que poco futuro le quedaba al convento si no conseguían más dinero. El banco ofrecía poco. Sus ventas no eran para tirar cohetes. Ante la tesitura, se lanzó a invertir ella misma el dinero del convento. Ahora maneja una cartera de inversiones de nada más y nada menos que dos millones de euros, afirma en el artículo publicado por Wall Street Journal en el que se explica su historia.

La gran preocupación de la hermana Lioba es arriesgar demasiado. Nada que un inversor no haya experimentado en su vida. Christiana, otra de las hermanas del convento y que ayuda a Lioba, se muestra confiada: “Tenemos nervios de acero. No hay otra forma de sobrevivir en este mercado”. Por ahora, han salvado las finanzas del convento.

N.R. Todo por el convento...