miércoles, 29 de abril de 2009

Apareció

Cuando ya no huele a muerto ni tiembla la tierra, aparece el XVI, cuando nadie lo esperaba ni lo necesitan para nada; dice que quiere abrazarles uno a uno y pide a los políticos que construyan casas anti-terremotos. Abrace usted, don Benedetto; abrace a las farolas, si es que queda alguna en pie; me dirán demagogo pero, podría V.S. vender dos o tres copones y darles el dinero a los que se han quedado sin nada para que se construyan una casica, sencilla, pá poder vivir, aunque no sea contra-terremótica, porque puestos a pedir simplezas, yo me pido la venta de copones, montamos un puesto de la ONCE y vendemos los copones. Esos del vaticano, para ostias grandes, deben valer 1 millón de €, echando por lo bajo, así que con 10 o doce, se pueden ir arreglando en L´Aquilla y mientras, bomberos, policías y grupos de voluntarios van quitando los escombros para que pueda pasar el papamóvil o el helicóptero papal.

3 comentarios:

Melastregues dijo...

Dales Morgan, que allí les duele. Predicar la caridad es fácil cuando se trata de que den dinero los demás, que ellos lo necesitan para... bueno, no lo se muy bien, para guardarlo (supongo) y para casullas

El Morgan dijo...

Es que las casullas son muy caras, melastregues y a estos sobadores no les gusta decir la misa en camisa, (pareado). Por cierto que la iniciativa que comentaba Josefo de reprobar las declaraciones sobre los preservativos, ha salido adelante en la mesa del congreso, ¡pásmate!, gracias a los votos de dos diputadas del PP: Pastor y Villalobos.

Melastregues dijo...

El problema es que para dos normales (en terrenos sexuales y religiosos) que encontramos en la derecha española, la mayoría son de la parte más carcamal de la derecha