miércoles, 24 de febrero de 2016

ANIVERSARIO DEL JUICIO A GALILEO


Resumen del recomendable artículo en elmundo.es de David Barrado Navascués

Hace 400 años, la Inquisición Romana censuró la teoría copernicana que postulaba que la Tierra se movía alrededor del Sol. El 24 de febrero de 1616, la Inquisición aprobó dos proposiciones que censuraban la teoría heliocéntrica desarrollada por Nicolás Copérnico a mediados del siglo XVI. Negaban la centralidad del Sol (implícitamente que la Tierra orbitaba alrededor de aquél) y calificaban esta creencia como herética y absurda desde el punto de vista filosófico. Al día siguiente amonestaron a Galileo Galilei y le conminaron a abandonar el sistema copernicano.

Galileo había publicado una pequeña obra: Sidereus Nuncius o Mensajero sideral. En ella se anunciaba el descubrimiento de montañas en la Luna y de numerosas estrellas no visibles a simple vista, que conformaban ese camino de apariencia lechosa llamado la Vía Láctea. Pero sobre todo anunciaba la existencia de cuatro satélites que orbitaban alrededor de Júpiter, hecho que rompía una de las premisas esenciales del geocentrismo: que todos los cuerpos celestes giraban alrededor de nuestro planeta.

La comisión de teólogos de la Inquisición Romana censuró la teoría y reafirmó la validez de la inmovilidad de la Tierra. El proceso comenzó el 19 de febrero con la propuesta de censura de una comisión de expertos y continuó con la amonestación a Galileo por orden del Papa Paulo V. El primero de marzo la Congregación del Índice prohibió una serie de libros relacionados con el heliocentrismo y su validez desde un punto de vista teológico, y se suspendió la obra de Copérnico hasta su «corrección».

Galileo continuó con su lucha a favor del heliocentrismo con la publicación de Il saggiatore en 1623 y Diálogos sobre los dos máximos sistemas del mundo nueve años después. Este último ensayo le puso en colisión directa con la Inquisición. En 1634, tras un verdadero juicio en el que fue amenazado con la tortura, fue obligado a abjurar de sus creencias.

El movimiento de la Tierra se probaría experimentalmente en 1729 por James Bradley. Aún así, la obra heliocéntrica de Copérnico permanecería en el índice romano de libros prohibidos hasta el año 1835.

N.R. Naturalmente son cosas del pasado. Naturalmente