sábado, 23 de marzo de 2019

ABUSOS Y PALIZAS DE LOS MARISTAS


Tomado de elperiodico.com

"La Iglesia reduce la pederastia a casos aislados cometidos por garbanzos negros. Esto es mentira: era algo estructural, sistémico". Los hermanos Germán Vidal (Barcelona, 1948) y Guzmán Vidal (Barcelona, 1951) fueron alumnos "internos" en el colegio marista Valldemia de Mataró durante los cursos escolares 1962-63 y 1963-64. Ambos han aceptado una entrevista con este diario para dejar claro que los abusos que ahora revelan en el centro del Maresme forman parte de la misma trama de encubrimiento que EL PERIÓDICO destapó en los colegios de Barcelona -el mayor escándalo de pederastia documentado en España: Una cuarentena de denuncias contra una docena de profesores por delitos perpetrados entre 1970 y 2010-. Germán y Guzmán denunciarán a dos hermanos religiosos, y elevarán así la cifra de maristas demandados a 14 y ampliarán el radio espacio-temporal de los abusos: no se conocían demandas fuera de Barcelona o Badalona ni tampoco tan antiguas.

Cuando existían los internados, añaden los hermanos Vidal, la impunidad de los pederastas se multiplicaba. Exalumnos internos en los 60 en otro colegio marista, el de Girona, confirman a este diario que los hechos descritos en Mataró por Germán y Guzmán coinciden con la realidad que sufrieron ellos en el centro del casco antiguo gerundense.

Para los alumnos que vivían internados en el Valldemia de Mataró aquello "era una cárcel", un lugar impregnado "del miedo" a sufrir abusos sexuales. Aunque no solo temían ser abusados, subrayan desplazando el foco sobre otro asunto sobre el que, opinan, todavía no se ha reparado: las agresiones físicas "sádicas". "Nuestros padres habían sobrevivido a la Guerra Civil, a una época violenta, y habían normalizado el dar una hostia. Pero lo del colegio era distinto, eran palizas", reflexiona Germán. Su hermano pequeño, Guzmán, le escucha y añade que abusos sexuales y castigos físicos eran expresiones distintas del mismo tipo de maltrato infantil. Aunque no se abordaban de la misma manera en la escuela. "El castigo corporal estaba institucionalizado, entraba dentro de su método educativo. Lo aplicaban arbitrariamente y estaba aceptado por la cúpula. Los abusos, sin embargo, a pesar de ser conocidos, se encubrían. No imagino al director diciendo a los hermanos: entrad a las celdas de los internos y abusad de ellos como os dé la gana. Pero sabían que lo hacían, y los tapaban".

viernes, 22 de marzo de 2019

LISTADO DE PEDERASTAS EN ILLINOIS

Tomado de elpais.com

La revelación de casos de pederastia ocurridos en el seno de la Iglesia Católica da un nuevo paso en Estados Unidos. Un equipo de abogados defensores de víctimas de abusos publicó este miércoles un listado, de 185 páginas, incluye información sobre la trayectoria y el historial laboral de 395 sacerdotes y laicos acusados en las seis diócesis católicas de Illinois. Los autores del informe han compilado los datos a partir de los textos de demandas o informaciones publicadas medios de comunicación, según difundió este miércoles la cadena de televisión NBC.

El abogado Mark Pearlman, uno de los letrados defensores de víctimas de abusos, destacó que se trata de la primera vez que se elabora una lista tan exhaustiva, que incluye en parte información ya publicada por ostras vías. Otro abogado, Jeff Anderson, consideró en la presentación del informe, en el que estuvo acompañado de algunas víctimas, que la recopilación tiene como propósito "hacer saber a la sociedad quién ha sido acusado" y, a las víctimas "que no están solas". El listado "es solo el principio", aseveró.

En un comunicado, la archidiócesis de Chicago ha respondido a la publicación del informe. Afirma que no actúan de oficio pero que responden a todas las alegaciones que reciben de las autoridades civiles, "sea cual sea la fecha del supuesto abuso, y sea el sacerdote diocesano o perteneciente a una orden religiosa, y tanto si el sacerdote implicado está vivo o si ya ha fallecido". La provincia eclesiástica añade que muchos de los clérigos incluidos en el listado pertenecen a órdenes religiosas y remite a esas órdenes, al entender que se gobiernan de manera autónoma.

En diciembre, la fiscal general de Illinois, Lisa Madigan, reveló que las seis diócesis del Estado recibieron denuncias de abuso sexual de al menos 500 sacerdotes y otros miembros del clero, y acusó a la Iglesia de reducir el alcance de las acusaciones en un listado publicado en el que la institución católica solo había incluido a 185 clérigos.

jueves, 21 de marzo de 2019

TIENEN LA EPIDERMIS MUY FINA...

Tomado de eldiario.es

La asociación Abogados Cristianos ha emprendido una nueva cruzada contra una obra de creación cultural. Esta vez le ha tocado al colectivo cordobés Vértebro, uno de los más importantes dentro de la escena contemporánea, por la representación de su obra Dios tiene vagina –incluida en su Díptico de la identidad junto a Jura de bandera-. La obra fue acogida este pasado fin de semana en las Naves del Matadero de Madrid, de titularidad municipal. La asociación ha anunciado que presentará una querella contra los creadores y contra el Ayuntamiento de Ahora Madrid por un delito contra los sentimientos religiosos.

No han sido los únicos. Su demanda se ha visto acompañada durante todo el fin de semana por otros grupúsculos de índole ultracatólica como la Plataforma 'Más Libres', impulsada por HazteOír, que exigieron la retirada de la obra. HazteOír también abrió una campaña de firmas desde la tarde del viernes, cuando la obra todavía no se había estrenado, pero ya habían "visto el tráiler", bajo el título "Pornografía para burlarse de la Semana Santa".

Este lunes se ha pronunciado la Fiscalía Provincial de Madrid, que ha rechazado suspender cautelarmente la obra, ya que esta petición no tiene ya sentido dado que la obra terminó el domingo, "es más, en el escrito se fundamenta las razones de tal necesidad por el daño irreparable que causaría su estreno", señala el fiscal.

Desde el Matadero han confirmado que durante el fin de semana no hubo ningún tipo de altercado. "Estaba programada tres días y son los que ha estado. No ha habido ninguna cancelación. Ni ningún problema con el público. La gente ya sabe a lo que viene. No es nada ofensiva. Es muy respetuosa con las tradiciones y con la religión. Es una compañía andaluza y le tiene mucho respeto a estas cuestiones. Es una obra que habla de la identidad", han señalado desde el teatro.

miércoles, 20 de marzo de 2019

OSORO EL CÓMPLICE


tomado de elpais.com

El silencio que V. C. guardó durante más de una década era tan ensordecedor que no podía soportarlo. Explotó cuando tenía 19 años. Su secreto: Eustasio Sánchez Fonseca, Tito, el sacerdote con el que vivía junto con su madre en una comunidad cristiana en Campo de Caso (Asturias), también había abusado de ella desde los cinco hasta los 14 años. "Cuando empecé la universidad en 2002, los recuerdos de los abusos me vinieron como un flashback. No aguanté y lo conté todo. No denuncié. En esos momentos, todavía estás asimilando que alguien te robó la infancia y tienes que poner todo eso en orden antes de poder hacer algo", narra V. C. Su madre cuenta que, a pesar de no denunciar, acudió a pedir ayuda a la Iglesia. “Hablé con un sacerdote amigo mío y consiguió que fuera a hablar con el arzobispo Carlos Osoro. Queríamos que Tito no abusara de más niños. El arzobispo me dijo que hablaría con él. A las semanas, el cura al que pedí consejo me dijo que Tito lo negó. La diócesis no hizo nada y no volví a saber nada más”, relata la madre.

Seis años antes, en 1996, su hermana pequeña de 11 años se intentó suicidar para escapar del terror que sentía cuando supuestamente Sánchez Fonseca la agredía. En la cama del hospital se lo confesó a su madre. Solo lo hizo una vez. "Cuando me contó lo que pasaba se me encogió el corazón. Después, no abrió la boca con la psicóloga del hospital", cuenta C. R., su madre. Después, y durante las diligencias que abrió un juez a causa de una denuncia que puso un familiar, tampoco dijo nada, su madre lo desmintió. "Tenía mucho miedo. No quería que me quitaran la custodia de las niñas y dije que se lo había inventado. Fueron unos momentos horribles", relata C. R. En aquellos días, V. C. no fue capaz de contar que Sánchez Fonseca hacía lo mismo con ella. "El caso se archivó y lo increíble es que Tito siguió abusando de las niñas", dice la madre.

Osoro, actual arzobispo y cardenal de Madrid, asevera que no recuerda haberse reunido con ella y tampoco tiene constancia de aquel caso. “Fue hace 17 años y dice que no le suena el nombre del sacerdote ni de las víctimas”, afirma un portavoz del obispado madrileño. No fue la última vez que V.C. pidió ayuda a la Iglesia. En 2015, tras años de terapia y, como ella cuenta, con menos vergüenza y más valor, escribió una carta al actual arzobispo, Jesús Sanz. En la misiva le narraba el mismo episodio que 13 años antes llevó su madre al obispado. Meses después Sanz la recibió con el escrito en la mano. “Me dijo que era mi palabra contra la suya. Incluso me habló de que era un sacerdote muy querido y muy adelantado a su tiempo”, cuenta V.C. La archidiócesis de Oviedo afirmó hace unos meses que no abrió un proceso como dicta el código canónico.

martes, 19 de marzo de 2019

LA EXTREMA DERECHA DUEÑA DE LOS SEMINARIOS


Tomado de eldiario.es

La, en otros tiempos, catolicísima España se queda sin curas. Los últimos datos, correspondientes a este curso, que acaba de ofrecer la Conferencia Episcopal con motivo del día del Seminario, lo muestran a las claras. En un país que hace varios décadas sacaba pecho con más de 8.000 seminaristas, hoy apenas cuenta con 1.206 aspirantes al sacerdocio.

Ante esta sequía, algunos obispos han intentado traer curas de otras latitudes. Otros, los más conservadores, recurren a los curas formados por el grupo ultra Camino Neocatecumenal, los kikos. Además, a la falta de vocaciones se suma el hecho de que apenas la mitad de los que empiezan el Seminario lo concluye. Los datos de la CEE son concluyentes: en 2018 entraron 236 nuevos seminaristas... pero abandonaron 135. Los datos son mucho peores en el caso de los seminaristas menores, que pasan de 1.061 a 918. Por primera vez, menos del millar.

¿Qué hacer frente a esta situación? Los obispos españoles han planteado dos opciones. La primera, que ha sido recibido con precaución por Roma, es la importación de sacerdotes de otros rincones del mundo, fundamentalmente de África, Sudamérica y, en menor medida, Asia.

La segunda opción es mucho más preocupante. 14 diócesis españolas, que en su gran mayoría (con la excepción de Madrid, aunque en este caso fue el cardenal Rouco quien lo impuso) coinciden con los obispos más ultraconservadores y opuestos a las reformas del Papa Francisco en España, han abierto en los últimos años seminarios paralelos a los diocesanos, y gestionados por el Camino Neocatecumenal.

Y es que los kikos, uno de los movimientos más conservadores de la Iglesia, ofrecen a los obispos muchas vocaciones (son de los pocos grupos católicos que siguen creciendo) en un momento en que los seminarios diocesanos se vacían, y muchas parroquias, especialmente en las zonas rurales, tienen que echar el cierre por falta de curas. Y los datos les dan la razón: este año, los kikos aportan 222 seminaristas, casi un 20% del total de aspirantes al sacerdocio en España. Y de los que menos abandonan, apenas 32.

lunes, 18 de marzo de 2019

11 OBISPOS ENCUBRIDORES

Tomado de elpais.com

Un total de 11 obispos españoles, jefes en sus diócesis, han ocultado durante los últimos 40 años casos de pederastia de los que tuvieron constancia, impidiendo con ello que se conocieran públicamente dichos hechos. La lista se eleva a 17 con otros acusados de silenciarlos de algún modo. El encubrimiento se hizo por varias vías: mantener al supuesto abusador en su destino sin investigar los hechos, trasladarlo de parroquia ante las primeras quejas e incluso enviarlo a otro país.

A través de sentencias canónicas, documentos inéditos o confesiones de varias diócesis, se ha acreditado que al menos 11 obispos, algunos ya fallecidos, evitaron investigar las denuncias de abusos que habían conocido en ocho casos y los encubrieron: Teodoro Úbeda (que fue obispo de Mallorca), Jesús Sanz (Oviedo), Antonio Briva (antiguo obispo de Astorga), José María Cases (lo fue de Segorbe-Castellón), Mauro Rubio (antiguo responsable de Salamanca), Braulio Rodríguez (Toledo), Carlos López (Salamanca), Ricard Maria Carles (fue obispo de Barcelona), el cardenal Lluís Martínez i Sistach (emérito de Barcelona), Juan José Omella (Barcelona), también purpurado, y Julián López (León). Otros seis prelados han contribuido también a silenciar estos casos o están acusados de ocultarlos: el cardenal Carlos Osoro (Madrid), el también purpurado Antonio María Rouco (emérito de Madrid), Juan Antonio Menéndez (Astorga), Alfonso Milián (emérito de Barbastro), Atilano Rodríguez (Sigüenza-Guadalajara) y Raúl Berzosa (emérito de Ciudad Rodrigo).

La norma canónica, recogida en una orden papal de Juan Pablo II en 2001, obliga a los obispos a comunicar al Vaticano todos los casos de los que tenga conocimiento. "Cada vez que el ordinario o el jerarca reciba una noticia a menos verosímil de un delito más grave hecha la investigación previa, preséntela a la Congregación para la Doctrina de la Fe", aparece en la norma. No obstante, desde la publicación del nuevo código pío benedictino en 1917 ya aparecía tipificado el delito de pedofilia en la ley eclesial (canon 2359 sección segunda) y en el que se obligaba a suspender de sus funciones al culpable. Posteriormente, con la redacción de la instrucción Crimen Sollicitationis por Pío XI en 1922 se introducen las penas para abusos de menores. Esta ley fue renovada en 1962 por Juan XXIII y enviada a todos los obispos del mundo. En ella, aparece la obligación de denunciar el delito en el plazo de un mes, bajo pena de excomunión. Una vez realizada la denuncia, el denunciante era advertido de guardar confidencialidad también bajo pena de excomunión.

Tras la cumbre del Vaticano sobre pederastia, las víctimas continúan reclamando medidas concretas para frenar los abusos y que se investigue el pasado, para que los encubridores y los abusadores que no han salido a la luz sean juzgados. En países como Francia, la justicia ha sentado en el banquillo a altos cargos de la Iglesia por encubrir casos.

domingo, 17 de marzo de 2019

LA CATÓLICA Y ABUSADORA POLONIA


Tomado de publico.es

La Conferencia Episcopal polaca ha reconocido este jueves que, desde 1990, se han registrado 382 casos de abusos sexuales a menores por parte de clérigos. Hasta ahora, la jerarquía católica polaca había admitido casos concretos de abusos a menores cometidos por sacerdotes, pero no se había confirmado el número. Los casos han sido en su mayoría (en más del 94% de los casos) tramitados de acuerdo al proceso canónico, precisó la conferencia episcopal, aunque todavía queda un 25,4% por aclarar y juzgar.

Como consecuencia de estos abusos, en un 25,2% de casos se propuso la expulsión del sacerdocio, mientras que en un 40,3% de las denuncias se optó por medidas disciplinarias tales como la suspensión, prohibición de trabajar con menores, privación de cargo o prohibición de apariciones públicas. En un 11,5% de los casos se adoptaron otras medidas como la imposición de penitencias, traslado del sacerdote acusado de abusos a otra parroquia o terapia psicológica. La conferencia episcopal polaca ha señalado que en un 10,4% se absolvió al acusado.

Los abusos fueron denunciados mayoritariamente por las propias víctimas (41, 6% de los casos) o sus familiares (20, 9%), mientras que las parroquias solo revelaron abusos sexuales en un 5,2%. Un 14,9% de los abusos fue revelado por educadores, pedagogos y tutores de los menores.

Los datos han sido preparados por el Instituto de Estadística de la Iglesia Católica de Polonia y el Centro para la Protección de los Niños. Meses atrás, una fundación privada que apoya a las víctimas de abusos sexuales elaboró una lista donde se recogían cientos de casos de presuntos abusos en el seno de la Iglesia Católica polaca.

El malestar entre parte de la sociedad ante esta situación llevó a que el pasado febrero se derribase una estatua de un sacerdote y activista anticomunista en Gdansk, Henryk Jankowski, acusado de haber abusado de varios menores durante su etapa como párroco en esa ciudad polaca.

En octubre del año pasado, la película Kler (Clero), una controvertida cinta que aborda sin complejos los temas del abuso infantil, las relaciones de pareja, la corrupción, la codicia y el alcoholismo en el seno de la Iglesia Católica polaca, se convertía en el film con más espectadores en Polonia en lo que va de siglo.