martes, 27 de octubre de 2009

JALOGÜÍN NO LE GUSTA A LOS OBISPETES


La fiesta del Halloween no gusta nada a la Iglesia católica. La fiesta de las brujas en las que miles de personas, se visten de duendes, fantasmas y demonios empieza a echar raíces en España, en gran medida por la gran potencia comercial que lo propulsa.

Los prelados católicos no son indiferentes ante este nuevo fenómeno y han lanzado su voz de alarma. Así, el obispo de Sigüenza-Guadalajara, monseñor José Sánchez, alertó ayer del riesgo de que esta fiesta es "un rito importado, de origen pagano", y por ello no puede "desplazar costumbres cristianas, arraigadas y beneficiosas para la sociedad", en alusión a la Festividad de Todos los Santos.

"Si todo quedara en juego de niños, con sus regalos y travesuras... Pero también podemos correr el riesgo de que, a impulsos del comercio y de la moda, costumbres paganas, importadas desplacen las costumbres cristianas", señaló el obispo.

En similares términos se pronunció el secretario de la comisión episcopal de la Liturgia, Joan María Canals, quien asegura que Halloween "no es una fiesta inocente" al detectar en ella "un trasfondo de ocultismo y anticristianismo".

3 comentarios:

Lisístrata dijo...

Po yo en mi línea, no me gustan a veces las fiestas de importación en detrimento de algunas autóctonas, pero si los obispetes se cabrean este año celebro yo jalogüin por mis muertos! (nunca mejor dicho, ejejejje)

mañana estoy buscando calabaza

Oceanida dijo...

Que tonteria por favor.

Aqui donde yo vivo, hasta el mas cristiano lo celebra, es una fiesta totalmente familiar que por cierto yo no acabo de agarrarle el tranquillo pero no tiene nada que ver.

Lo del comercio eso si, pero vamos como la Navidad, exactamente el mismo consumismo.

Esta gente aprovecha cualquier cosa, yo ya es que no hago ni caso.

Un abrazo.

Isaak Asino dijo...

El Obispo Sinvergüenza? Qué Obispo es ése? Qué tiene que no tengan los demás? como no des más pistas...