lunes, 16 de diciembre de 2019

EL TONTO DEL CULO DE TORTOSA

Tomado de infovaticana.com

Alrededor de un 80 % de los sacerdotes denunciados por abusos sexuales a menores, según los datos de que dispone la Congregación para la Doctrina la Fe, son casos de relaciones de carácter homosexual, en su abrumadora mayoría no con niños, sino con adolescentes menores de edad. Habría tres veces más probabilidades de cometer el delito de pedofilia entre sacerdotes homosexuales. Estos son algunos de los datos que ofrece Jordi Bertomeu, de la Congregación para la Doctrina de la fe, a lo largo de un documentado alegato en defensa del celibato sacerdotal, en la que desmonta todos los mitos aducidos para relajar o abolir la obligación que tienen los sacerdotes de continencia perfecta.

Naturalmente, Bertomeu se apresura a repetir la consigna oficial según la cual no existe relación alguna entre homosexualidad y una mayor propensión a la pederastia pero, nos tememos, en esto el oficial de la Doctrina de la Fe no es un experto, y los estudios en este sentido no confirman exactamente sus buenos deseos.

Para Bartomeu se trata, más bien, de que “una cierta subcultura homosexual propia de algunos grupos clericales y presente en ciertos seminarios o noviciados, con la consiguiente tolerancia hacia los comportamientos homosexuales activos, puede llegar a derivar en la pederastia. Son situaciones que merecerían mayor atención por parte de los pastores, que cuentan con los medios pastorales y disciplinares para invitar con el ejemplo, la palabra e incluso la coacción a una vida casta que no suponga un peligro ni escándalo para el mismo sacerdote y para la Iglesia”.

N.R. Entre Bertomeu y los esfínteres contraidos de infovaticana anda el juego... estos últimos tratan de identificar pederastia con homosexualidad en la iglesia católica y el otro saca un curioso silogismo: como abusan de niños, son todos homosexuales (o mayoritariamente) -no abusan de niños, sino de "adolescentes menores de edad"... luego son homosexuales-. En fin, ¿han pensado que si pudieran follar libremente con sus parejas (hetero u homo) tal vez el problema sería ínfimo?.

1 comentario:

StM dijo...

Es que como son eminencias ya saben de todo; aunque el empleo de la lógica filosófica da al traste con sus conclusiones...erróneas o tergiversadas de forma interesada o para lelos y tontos/as paralelos